Blogia
Carmen Domingo

Segunda crónica desde Tokio y... ¡a vueltas con El estatut!

Sí, sí, bien leído está el titular, porque bien escrito está. Me disponía a hablar de mis paseos por Shibuya, Shinyuku, de cómo localizar las tiendas de ropa de segunda mano en Tokio, que hay más y más baratas que por mi barrio; o de cómo he descubierto el gran mundo de la gelatina y sus múltiples sabores, y funciones (desde las mil vitaminas que concentran o pueden concentrar, hasta gelatinas con colágeno, ¡un gran mundo!) en fin de las cosillas que estoy haciendo por estos lares. Pero no va a poder ser.

Y en cambio, voy y de nuevo me acerco a las noticias de España -¡pero porqué seguire haciéndolo!- y ¿qué me encuentro? pues unas declaraciones del ex presidente José Mari en las que dice algo tipo "En España puede haber un cambio de régimen". Que digo yo que imagino que no se debe referir a la tercera república, porque sino... sino... voy a acabar votándolo en las próximas elecciones. Tampoco debe referirse -espero y deseo- al mundo de su añorada dictadura. ¡No, tonta!!!, me digo cuando reflexiono de nuevo acerca de qué querrá decir. Es que el hombre no entiende nada, y claro, ante el "miedo" por la "amenaza" del peligro del catalán estatuto en mano dice cambio de régimen, cuando en realidad quiere decir cambio de legislación, o cambio de enfoque político, qué sé yo. ¡¡Ah!!!, me tranquilizo a mí misma cuando lo entiendo. Esperemos que la próxima vez no se confunda, que noto que le pasa mucho a este hombre. Quiere hablar de terrorismo islámico y habla de ETA, quiere hablar de modificaciones en el estatut y habla de cambio de régimen... ummm se le acerca la jubilación y necesita un buen terapeuta. Que mirén sino cómo están otros ex presidentes que también tuvieron confusiones léxicas en su momento...

A lo que iba. Leo sus declaraciones y no doy crédito. Va a resultar que la amenaza es él, porque el tono es, o a mí me lo aprece, bélico. "Todos sabemos que España se enfrenta a riesgos muy graves", dice, y yo le preguntaría que cuáles, como no sea la amenaza constante de la intolerancia que destila la dereha que representa. "Ya es serio y preocupante el haber desaparecido de la escena internacional, con todo lo que representa de pérdida de prestigio y oportunidades, pero mucho más grave es el riesgo real de fractura nacional». Pero de qué está hablando, qué fractura. ¿Puede, por favor, explicarle alguien, aunque sea Piquer, que va a resultar el más moderado, que no hemos salido, simplemente hemos cambiado de presidente del gobierno? Todo esto, claro está, lo justifica el "amigo" Aznar en una posible «una fractura nacional", derivada por supuesto del estatuto catalán.

Releo lo que he escrito y me parece, más bien, una lección de právulos normal y corriente.

- No uses esta palabra cuendo en realidad quieres decir lo otro...

- No hagas lo que te apetezca si no estáis todos los de la clase de acuerdo...

- No te quejes cuando...

Qué cansado resulta que a estas alturas de la película todavía tengamos que estar explicándole a un ex presidente los principios básicos de la democracia. Así, claro, una no tiene ni tiempo de empezar a hablar del tripartito, del estatut y de cómo se ven las propuestas. Lo dejo para el próximo bolg.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Guillermo -

Huy...es que a Don Jose Mari hay que enseñarle tantas cosas.
La primera: que no se puede ir de paladín defensor de la Constitución cuando antes decías que era cosa de rojos mariquitas... ;)

Te vuelvo a aconsejar una buena desconexión de las noticias políticas, que es muy sano.

Un saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres