Blogia
Carmen Domingo

Junichiro Tanizaki o la universalización del adulterio

No crees que sonos lo únicos o, e su defecto lo primeros, está claro. Y luego resulta que aparece alguien de otra cultura, o de la propia, que un par de siglos antes ha tenido la misma idea que nosotros, ¡Vaya con la originalidad! Así que si alguien se sorprende, que los hay, de que en las crónicas rosas de nuestras televisiones, o en nuestras revistas, aparezcan forma de relacionarse cada vez más ¿poriginales? yo casi que le recomendaría que se hiciera una lectura o bien "Las mil y una noches" o del "Decamerón" o, como es mi caso, de "Hay quien prefiere las ortigas".

"Hay quien prefiere las ortigas" (Seix Barral) es una de las novelas más conocidas de Junichiro Tanizaki, uno de los pocos escritores que nos han llegado desde el archipélago nipón, que nos llegan pocos porque las editoriales arriegas poco también. En "La llave", por si alguien le suena, se acercaba también a los mismos temas. Pues bien, Tanizaki nos narra la historia de una matrimonio que no se interesan ya el uno al otro, que hacen las cosas juntos, pero separados (hasta comprar cada uno su billete de tren), pero que a los ojos de la sociedad en que s emueven mantienen una relación casi idílica; así pues optan por mantener su matrimonio, por aquello de las apariencias, y buscar cada uno como pueda su vía de escape. ¿Le suena a alguien la historia?

Pues bien, no por común, la verdad, dejar de ser menos interesante la novela. Y no por lejana, se desarrolla en Kobe, conocida sólo desde el terremoto de hace unos años, menos reconocible. Tanizaki aprece que quiere dar, como excusa del mantenimiento del matrimonio, el respeto, a mí como lectora, me ha parecido más bien que es la cobardía, pero eso soy yo. No le quita ni le pone mérito a una narración que, la verdad, se lee de un tirón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

DunksNike -

Every day is blue day. If you encounter a setback, please look up to the sky, if only the sky is blue, you don't lose the hope.

Jordan Spizikes -

Every single mountain features a peak. Every single valley has its minimal point. Lifestyle has its ups and downs, its peaks and its valleys.No one is up each of the time,nor are they down each of the time. Problems do stop. They're all resolved in time.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres