Blogia
Carmen Domingo

Se me acumulan asombros, Sadam, Savater...

Hoy era el día elegido, no sabemos por quién pero nos lo podemos imaginar, para que al amigo Sadam lo pusieran de nuevo ante las cámaras, esta vez limpito, con la barba acicalada y con vestido de paisano (ya ha conseguido Bush que s eincluya la pena de muerte en la constitución iraquí ya puede "dormir tranquilo"). Y así lo han hecho, o al menos así nos lo han enseñado que yo ya ni me fío de que fuera un juicio real. Un juez (de espaldas ante las cámaras, que no entiendo su protección porque que se sepa no es menor de edad y no hace más que tomar declaración a un testigo, a no ser que también se haya incluido como artículo de la nueva constitución iraquí algo tipo: "un juez debe impartir la justicia que le indiquen los libertadores de la patria". Si es así lo entiendo que se oculte, porque no parece que sean lo iraquíes lo que decidan nada, de nada, pero bueno).

Y allí, sentado, ha pedido que lo traten, claro, como presidente de Irak. Y después de escuchar el acta de acusación se ha negado a firmarla, claro de nuevo. Y ha comentado (o eso nos han traducido, que hay que ir con pies de plomo, porque debería haber dicho más si los comentarios han sido tan suaves) que eso era un "teatro". El ex presi no es tonto, nos encontramos a las puertas de la campaña electoral del presidente de EEUU, George W. Bush, a quien acusó de ser el "verdadero criminal", claro por última vez.

Total que durante la sesión, Sadam ha sido acusado de "siete crímenes contra la Humanidad": el gaseamiento de los kurdos en Halabja (1988), el aplastamiento de la rebelión chií (1991), las fosas comunes (1991), la guerra contra Irán (1980-1988), la masacre de la tribu kurda Barzani en los años 80, la ejecución de los líderes religiosos chiíes (1980 y 1999) y la invasión de Kuwait (1990) -no han traducido, ni han preguntado, lo que son las cosas, quién ha sido el país que ha financiado e incitado a la realización de muchos de esos crímenes. Al César lo que es del César-.

A contestado a poco, pero cuando ha tenido que hablar acerca de la ocupación de Kuwait se ha explayado un poquito más "Es parte de Iraq. Yo no lo invadí. Entré en Kuwait porque esos perros kuwaitíes querían comprar a las mujeres iraquíes por 10 dinares" y le ha preguntado al tribunal "¿Cómo pueden defender a esos perros?". Dicho queda.

Total, que por hacer gala de la libertad de expresión a la que nos tienen cada vez más acostumbrados los dueños del mundo (que son los que lo están gestionando todo) resulta que el juicio continuará en diciembre pero... y ahí está la trampa, no podremos verlo.

Mientras aquí, siguiendo con lo de las libertades, desde El País nos habla el "mayor demócrata" de España en un artículo publicado hoy. Con el título "Idolatría de la diversidad", Savater hace apología de la diversidad pero... y ahí está la trampa, simepre que la diversidad sea uniforme, claro. Porque, y ahí entra de lleno la demagogía de la palabra que tan bien utiliza el filósofo, decir que todos somos uniformes porque somos humanos es pura y simple demagogia.

Pero no se queda ahí, el artículo está plagado de perlas, o dejo con una: "La etiqueta política hace innecesaria por imposible una argumentación social. Si uno es de izquierdas o de derechas ya se sabe que debe pensar lo que sobre cada oferta del ajuar del mundo han decidido", nos dice como si tal cosa. Me parece a mí que el hombre está un poco despistado, porque no ha visto a nadie que se proclame con tanta alegría de izquierdas y tenge actitudes y argumentaciones que en la mayoría de casos rozan las posiciones ultraderechistas. Claro que, a lo mejor no nos hemos dado cuenta y lo que quiere es transgredir...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres