Blogia
Carmen Domingo

Ahora los alcaldes del PP y sus conciencias

Valladolid, León, Ávila... y los alcaldes que se tercien. Ahora resulta que los ediles del PP alegan objeción de conciencia para no casar a parejas homosexuales. ¿Conciencia? ¿PP? ¿Guerra de IRAK?, me pierdo. A lo que iba, ¿no son los alcaldes funcionarios y como tales cobran y, por lo tanto, están obligados a cumplir la ley? Diría que sí, claro. Otra cosa es que, para no movernos de la línea habitual, los del PP decidan que lo legal es sólo lo que ellos deciden. En fin... que mañana los ediles de la cárcel modelo pueden decidir que su conciencia les impide abrir la puerta a según quién, los barrenderos que a los barrios con ciudadanos más sucios no los limpian... y así hasta el infinito. ME da a mí en la nariz que no va a ser así, por suerte, claro. ¿No será que yo no me estoy enterando y resulta que los del PP se han vuelto ahora anarquistas?, me temo que no, menudo lío, la verdad.
País...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Antonio -

El problema no es que los alcaldes y concejales, sea del partido que sea, se nieguen a aplicar lo que, en virtud del derecho positivo se enfrenta con el derecho natural. Lo malo es que, armados de insolvencia moral, el gobierno y la progresía al uso, abusen de la insolvencia intelectual del ciudadano para hacerle comulgar (con perdón) con ruedas de molino.
Afortunadamente la naturaleza se abre camino y pondrá las cosas en su sitio, más bien antes que después. Ni los parlamentos ni los gobiernos pueden legislar ni decretar que dos más dos son tres.

PD. Carmen: Celebro reencontrarte en la Red
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres