Blogia
Carmen Domingo

El retorno del desaparecido y los debates televisivos por las europeas

Que estamos en elecciones es algo evidente. Y por si no lo teníamos claro, entre pancartas, publicidades llegadas a nuestas casas a nuestro nombre (cómo les gusta personalizar la publicidad a los partidos para que el elector se encuentra más cerca) y spots publicitarios (muchos de los cuales serían intercambiables entre partidos y ni se notaría la diferencia, dicho sea de paso) entramos en un terreno que, si no recuerdo mal, era menos frecuente en la legislatura anterior, el debate publicitario.

Esta forma de hacer política de forma directa de cara al elector (¡no seremos tan idiotas ahora de despreciar un medio de comunicación de masa come cerebros como este!) se está poniendo de moda. De hecho yo ya me he tragadop (no sé si los he digerido por completo) tres debates. El último esta noche, en TV3. En la tele autonómica han traído, claro, a los líderes catalanes (todo partido que se precie tiene a sus perfiéricos representados en las listas para que nadie los tache de centralistas): Raimon Obiols el eterno segundón del PSOE (pensábamos que había entendido, como debiera haber hecho Maragall, que la política no era lo suyo, y no); Joan Bernat (la prueba más evidente de que la pagessía también tiene que tener sus representantes en Europa, pero poco más. Desde aquí aconsejaría a Europa de los pueblos que busquen a alguien que no duerma al telespectador si quiere que su mensaje cale, donde sea pero cale); Raul Romeva IU y alrededores (una sorpesa en lo que a mí respecta, de izquierdas, con argumentos, comprensible y perece, incluso, que honesto, me temo que algo fallará); Guardians, CIU, PNV y nacionalismo derechoso y rancie donde los haya (estaría bien subirles el sueldo a los asesores de imagen de CIU porque han logrado que Mas y Guardians se mimeticen y tengan el mismo diálogo demagógico, hasta donde llegará la cosa que Guardians empezó la campaña en TArifa, ahí es na), y dejo para el último al ínclito Aléix Vidal Cuadras (sí, sí, antes de que alguien lo pregunte diré que sí, que la lizipaina no ha hecho mella en su garganta y mantiene ese tonillo característico tan suyo) que en un plis plas, y como si pusiera un ejemplo al azar ha asociado inmigración y terrorismo sin cambiarle la cara.

Y os preguntaréis, bueno y de política qué, qué soluciones, qué propuestas. Pues bien, me sabe mal, pero poco de todo, ellos están en campaña y no tienen más que hacer propuestas golosas para mantener los electores que tienen. El único honesto, en fin, Pau Romeva, que ha acabado diciendo que a lo mejor no se consigue nada, pero siempre está bien hablar, como ahcen en los ayuntamientos. En fin...

En fin, visto lo visto, las opciones siguen siendo mínimas. Aunque yo, ya veis, me resisto a pensar que todos los debates son iguales (en este no han hablado del tripartito, parece mentira) y veré el próximo que se tercie.

Y mientras, Rumsfeld, que debe estar necesitado de portadas (hace tiempo que no se inventa armas, ni defiende a sus militares por utilizar normas... llamémoslas poco éticas para con los detenidos). Y hoy, de viaje a no sé dónde, va y suelta en la rueda de prensa que no nos relajemos, que el terrorismo internacional sigue ahí, a la espera de un próximo zambombazo (y hasta aquí yo pensaba, lo que son las cosas, que se refería a ellos mismos, a los americanos) y que entre otros país (la lista debía ser interminable, y le ha aprecido mejor acortarla y citar sólo un par que este verano verían mermada su población) se encontraban España e Indonesia. A MAría Teresa Fernandez de la Vega le han pillado las declaraciones mientras estaba dando la rueda de prensa del consejo de ministros de hoy, y cuando le han preguntado qué le parecía, casi ni hacía falta que hablara, porque la cara de mala leche que se le ha puesto era toda elocuencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres