Blogia
Carmen Domingo

Sociedad

El gustoso París multirracial - El Viajero - El País 17/11/2007

París es una de esas ciudades a las que cualquiera con un fin de semana libre, y algo de dinero en los bolsillos, piensa en escaparse. Todas las excusas valen. Alejándonos de los emblemas turísticos más conocidos, podemos dejarnos tentar por la Ciudad de la Luz para asistir a un concierto, ver un moderno edificio o simplemente pasearnos por sus calles. Ir a ver el Musée du Quai Branly -metro Alma-Marceau-, la última creación de Jean Nouvel, arquitecto encargado de la ampliación del Museo Nacional de Arte Reina Sofía de Madrid y de la Torre Agbar de Barcelona, es pretexto más que suficiente. Antes de entrar, podemos disfrutar observando una de las paredes del museo, un espectacular jardín botánico vertical obra de Patrick Blanc, y luego pasearnos por las salas de este edificio, de 40.000 metros cuadrados, que alberga miles de piezas de arte primitivo procedentes de África, Asia y Oceanía.

Y así, desde el Quai Branly, estamos inmersos en la tan traída y llevada alianza de civilizaciones, presente en París en todas sus esquinas. Y con esa idea nos dirigimos al metro para ir a la Gran Mezquita -a la parada Jussieu o Cardinal Lemoine-. Situada en el quinto arrondissement de París, en la rive gauche a orillas del Sena, es el barrio más antiguo de la ciudad y abarca gran parte del Barrio Latino. Antes de llegar, un consistente desayuno en el bar Breakfast in America, llamado así en claro homenaje al disco de Supertramp. Un curioso local con el encanto de lo retro, situado en la Rue des Écoles, donde podrás disfrutar de los pancakes, el beicon frito y todo el café filtrado que quieras a cualquier hora.

Con energías suficientes para continuar en marcha hasta la noche, andamos en dirección a otro edificio de Jean Nouvel, quien, junto a los arquitectos Gilbert Lezènes, Pierre Soria y el Architecture Studio, también en este barrio ha dejado su impronta. En 1987, este equipo hizo una interpretación a través de materiales modernos de las características de la arquitectura árabe en el edificio del Institut du Monde Arabe. El patio recuerda el interior de las casas mediterráneas. A través de las ventanas, con la tradicional forma de estrella, se tamiza la luz gracias a unas células fotoeléctricas que parecen rememorar los atardeceres en Al Andalus, estableciendo un diálogo perfecto entre el viejo y el nuevo París, cuya vista puede apreciarse desde la terraza, a 25 metros de altura.

A pocos metros se encuentra la Mezquita, edificada en 1926 por los arquitectos Heubès, Fournez, Mantout y Tranchant de Lunel. El primer centro de culto musulmán se construyó en París tras finalizar la I Guerra Mundial, como homenaje a los cientos de miles de soldados musulmanes muertos durante el conflicto. Decorado por artesanos marroquíes en un estilo hispano-árabe, los edificios que la conforman se organizan alrededor de pequeñas tiendas y de bellos jardines.

Herencia romana

En este complejo, además de disfrutar de las vistas de la fachada de la mezquita, del minarete de 33 metros de altura, podemos tomarnos un café o un té a la menta mientras los gorriones vuelan a nuestro alrededor a su antojo, o deleitarnos con un baño en el hammam, decorado con mosaicos tradicionales.

Tras esta segunda parada, y siguiendo inmersos en la interculturalidad parisina, a escasos metros nos encontramos con las Arènes de Lutèce, en la calle Monge. Alejados de los espectáculos de fieras, gladiadores y mártires cristianos que justificaron su construcción, estos vestigios galo-romanos conforman en la actualidad un agradable jardín donde van a jugar los niños de la zona, o a hacer pic-nic. Descubiertas en 1869, estas ruinas romanas fueron objeto de excavaciones y restauraciones minuciosas, devolviendo a la ciudad el anfiteatro y los jardines que lo rodean, testimoniando la fuerza que tenían los romanos en la antigua colonia de Lutèce, la actual París.

Y pasando de la historia antigua a una parte de lo que configura la moderna, de nuevo en el metro nos dirigimos al templo de las fashion victims por excelencia, la Boutique de Colette -parada Tuileries-. Está situada entre la plaza del Palacio Real y la plaza Vendôme y a pocos metros del Louvre, en la calle Saint Honoré. Una de las mejores tiendas multimarca de moda, o para ser más exactos, de lifestyle en general, del mundo. En este local, las naciones unidas del mundo de la moda, se reúnen los más exclusivos diseños en una amplia selección de calzado, ropa y accesorios femeninos y masculinos más especiales del momento, donde todo acaba convertido en tendencia.

Esta zona del Louvre fue la elegida por la corte de Luis XV para instalarse a finales del siglo XVIII. París se abrió en ese momento hacia el norte, y el barrio se convirtió en fashionable al poblarse con las nuevas élites burguesas y capitalistas. Los antiguos paseos campestres se transformaron en grandes bulevares y zonas de negocios durante el siglo XIX y hasta la actualidad.

Fue en esa época cuando se fundó la Ópera Garnier, en la plaza de la Ópera. Tras escapar de un atentado a la salida de la antigua ópera, Napoleón III decidió en 1858 la edificación de una nueva en un lugar seguro y con espacios libres para la vigilancia. Construida por Charles Garnier en 1874, su estilo oscila entre el barroco y el neorrenacimiento, aunque en 1964 todavía se hicieron modificaciones; Malraux hizo recubrir por Chagall el techo de la sala donde actúan los artistas.

Enfrente, el Gran Hotel, construido en 1867 para la Exposición Universal, al mismo tiempo que la fachada de la ópera. La edificación de ese monumento insignia del Segundo Imperio permitió establecer el trazado definitivo de las nuevas vías, que transformaron el barrio en nuevo centro de negocios. Bancos, imprentas, periódicos... edificados con modernos materiales y tiendas de lujo, cafés y teatros.

El barrio del Olympia

Pero antes de seguir nuestro camino, entre el Louvre y la Opéra podemos detenernos a comer algo en el barrio japonés de París, Little Tokio. En la Rue Sainte-Anne principalmente, pero también en las calles adyacentes, podemos encontrar un peluquero japonés, una librería especializada, pastelerías o, incluso, una agencia de viajes japonesa. Pero sobre todo podemos disfrutar de los mejores yakitoris, sushis y makis tradicionales en los numerosos restaurantes japoneses. Si tenemos algo de tiempo, podemos pasearnos por las calles de este barrio pluriétnico donde se juntan las comunidades magrebí, africana, portuguesa, yugoslava y china, entre otras, alrededor del mercado en pequeñas tiendas de telas y especias.

Desde Sainte Anne nos dirigimos al Boulevard des Capucines, donde se encuentra el Olympia, fundado en 1888 por José Oller, el music-hall más viejo de París es fácilmente reconocible por sus carteles rojos gigantes sobre la fachada. En 1992, la Société Générale, propietaria del edificio, anunció un proyecto inmobiliario que condenaba la antigua sala a su desaparición. Gracias a la tenaz movilización de los ciudadanos, el banco modificó su proyecto y la sala ha sido reconstruida, idéntica, pero con mejores prestaciones técnicas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Asociaciones de Mujeres rechazan la propuesta de Montserrat Comas

Las Asociaciones de Mujeres firmantes manifestamos nuestra oposición a la propuesta realizada por la Presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Montserrat Comas d´Argemir i Cendra, al proponer ante la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y de Igualdad de Oportunidades del Congreso de los Diputados que la pena de alejamiento que se impone a los agresores condenados por delito de malos tratos debe estudiarse caso a caso, en lugar de ser de imposición obligatoria, como sucede actualmente.

Las Asociaciones de Mujeres firmantes, confirmamos que la pena de alejamiento supone una garantía, seguridad y protección para la mujer que ha sido maltratada; dificulta la reincidencia en el maltratador y le concede a la mujer un tiempo de recuperación.

Las razones esgrimidas por Montserrat Comas, a favor de la supresión de la pena automática de alejamiento al agresor que ya ha sido condenado por delito de malos tratos se reducen a que, a veces, son las propias mujeres quienes lo solicitan, porque la denuncia sólo era una advertencia y también porque alguna de estas condenas lo son por faltas leves.

No perdemos de vista que en alguna ocasión la propia víctima, influenciada o coaccionada por el agresor, no quiera la pena de alejamiento. Pero esta es la excepción y no se legisla para supuestos de excepción, sino para la generalidad de los casos, en los que la pena de alejamiento es una seguridad indiscutible para la mujer maltratada.

Las Asociaciones de Mujeres firmantes le recordamos a Montserrat Comas el hecho de que hay que situarse en la piel de las víctimas para entender por qué en ocasiones se retiran las denuncias, ya que es el único caso en el que se trata de denunciar a la persona a la que se está unida sentimentalmente y en muchas ocasiones también económicamente. Y las dependencias psicológicas y económicas o el temor a la reacción del agresor porque se ha recibido una nueva amenaza están detrás de estas peticiones ocasionales de dejar sin efecto la pena de alejamiento.

En esta situación es imposible que la mujer pueda calibrar el riesgo que corre; de hecho algunas son asesinadas cuando vuelven con sus agresores.

Pero lo más importante es que NINGUNA mujer maltratada denuncia nunca como una advertencia. Cuando acude al Juzgado es que ha llegado al limite de la resistencia personal.

No caben nuevas reformas en favor del condenado por maltrato. La propuesta lanzada encuentra su respuesta en la propia Constitución que determina que las condenas "serán de obligado cumplimiento" y que la Ley no prevé en los casos de violencia de género que el perdón de la víctima justifique la suspensión de la condena impuesta al maltratador.

Respecto a la cuestión relativa a que algunas sentencias lo son por faltas leves, debemos manifestar que muchos jueces todavía consideran la amenaza de muerte una falta leve, cuando es un delito y que en los casos de condena por falta la pena de alejamiento no es obligatoria sino potestativa del juez.

Además esta propuesta se hace en una situación de 58 mujeres asesinadas en el año 2005; 68 mujeres lo fueron en el año 2006 y 74 en lo que va del año 2007. Un total de 49.968 agresores han sido condenados por malos tratos hasta junio de este año; cada 12 minutos se detiene en España a un hombre por violencia de género, y uno de cada 10 arrestos que se practican es por la misma causa.

La lucha contra la violencia de género no requiere hoy suavizar las leyes a favor de los maltratadores, porque aún no hemos empezado a ver la solución al problema que constituyen los malos tratos en nuestro país. Y la propuesta realizada desde el Consejo General del Poder Judicial la consideramos como un ataque en toda regla a la Ley Integral contra la Violencia de Género, que las Asociaciones de Mujeres defendemos y reivindicamos como muy positiva para las mujeres que se encuentran en la dolorosa situación que la ley contempla.

Luchar contra los malos tratos es en primer lugar tratar de que no vuelvan a ocurrir –y la propuesta facilita que se vuelvan a producir- y en segundo lugar ayudar a quienes han sido víctimas para que remonten la situación en el menor tiempo posible.

A las ciudadanas/os de nuestro país, no le pasará inadvertido que cuando se habla de presuntos ladrones, aquellos que causan daños en el mobiliario de nuestras ciudades, los que lanzan amenazas contra el orden establecido, los que venden papelinas, etc. No existen reticencias para que se acuerde de forma inmediata SU PRISIÓN INCONDICIONAL. Se alega en su favor la alarma social que ocasionan; si bien cuando se habla de MUJERES VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA MACHISTA, cuyo número supera a las muertes por terrorismo, son muchas las voces que se alzan a favor de los derechos no de un presunto maltratador, sino de un maltratador sobre el que pesa una sentencia condenatoria. Es evidente que siguen estando presentes los patrones culturales y sexistas de la discriminación contra la mujer.

No debe admitirse la propuesta hecha por el CGPJ, porque supone un paso atrás en la lucha que nuestra sociedad tiene comprometida contra la violencia de género. Las Asociaciones de Mujeres firmantes estamos radicalmente en contra de dicha propuesta en nuestra condición de promotoras y defensoras de la Ley Integral aprobada por unanimidad en el Parlamento.

Asociaciones de Mujeres Firmantes:

-         Asoc. Mujeres Juristas Themis - www.mujeresjuristasthemis.org

-         Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas  - www.separadasydivorciadas.org

Italia, Oliviero Toscani y no nos muestres lo que no nos gusta

El día que empezó la polémita tras las fotografías de Olviero Toscani sobre su última publicidad estaba yo en temas de maltrato de género y no pude ponerme a escribir sobre el tema, los días pasaron y a mí, aunque la imagen de la modelo anórexica que posó para Toscani seguía en mi cabeza acabé por alejarla.

Hoy, leo que en Italia han retirado la campaña porque "violaba el artículo uno de su código, que demanda que la publicidad sea honesta, fiable y correcta y el artículo 10, que dice que no debe ofender las creencias morales, civiles y religiosas y debe respetar la dignidad humana en todas sus formas y expresiones."

Eso sí que está bien, porque, deduzco, como consecuencia de este purismo publicitario y esta necesaria protección de los súbditos italianos también retirarán los anuncios de lasrgas pestañas tras el uso de rimel, la publicidad sobre cremas celulíticas que no funcionan.. y así hasta ciento.

Pero no me quedo tranquila tras la imagen de la retirada de prácticamente todos los anuncios publicitarios.  Porque, ¿acabo no es muy parecida la información sobre el probable cáncer de pulmón de los paquetes de trabajo, que ver a la modelo en huesos como consecuencia de su anorexia? Me temo que sí, lo que no me acaba de quedar claro es por qué la anorexia ofende más que el cáncer. Y, si le doy una última vuelta, tampoco sé qué harán los sobreprotectores políticos italianos si, de pronto, alguien piensa que las fotografías del último atentado en Pakistán, o de los bombardeos de Irak también ofenden... ¿prohibir las noticias? Sí, eso, podrían prohibir las noticias.

Compras de verano y una dudosa salida a Madrid

Ayer me sentía en pleno verano, como si de verdad empezaron las vacaciones, no sé si me explico. Día soleado, calorazo a saco barcelonés, con su humedad... y qué mejor que, para compensar, comprarse algún DVD -"La princesa Mononoke", "El Mago de Oz" y "El castillo ambulante", en mi caso- y algún libro "Nunca mates a una medusa con pala" y "Otros hombres"- con idea de leerlos y verlas este agosto. Y, claro, daré cumplida explicación de todos, pero eso será la semana que viene.

Sin embargo, el verano no es sólo lecturas y pelis, bien lo sabe todo el mundo, y en mi caso es llegar mañana, o no, a los madriles para participar en un curso de El Escorial. Pero... ¡Iberia y sus trabajadores mediante!, a estas alturas no está claro que podamos salir mañana con la huelga que empezó ayer en El Prat. No entiendo mucho de huelgas, no entiendo mucho, digo, porque yo no he participado más que en las generales, convocadas con anticipación y con sus servicios mínimos para que si, como ayer, una medre tiene la insulina de su hijo en el avión y la necesita, haya alguien que se la dé y no tenga que salir corriendo hacia un farmacia. Y ayer parece que esta anécdota fue mera anécdota, porque ni salió ni entró ningún vuelo en el aueropuerto de Barcelona.

No pongo en duda que los trabajadores de Iberia puedan tener razón, porque imagino las negociaciones de los sindicatos, pero sí que cuestiono y creo que es un error, actuar como actuaron ayer los trabajadores. Se me ocurren mil formas, o al menos un par, que sirvan de reivindicación, que no perjudiquen al trabajador que sólo tiene una semana de cavaciones -no olvidemos la fecha- y que además pondría a la opinión pública a su favor que, me parece, es importante. En fin, seguiremos informando, desde Barcelona o, si me dejan, desde El Escorial. 

¡Ah!, se me olvidaba, si alguien tiene previsto ir a ver "El último día" se me ocurren cosas mejores que hacer, salvo si uno quiere ver una mala película, que es muy libre, claro.

Las mujeres tendemos a parecer un ladrillo

Sí, así es, "Las mujeres tendemos a tener cuerpo de ladrillo", o sea que nos estamos quedando sin cintura y nos hacemos menos femeninas. Que nadie se asuste, que no pienso personalizar porque me bastan dos ejemplos fashion/famosos para apoyar esta afirmación: la diferencia entre la zona centro de Brigitte Bardot y la de Gisele Bunchet, y además todo este rollo procede de un artículo que acabo de leer en El País semanal y que me ha recomendado Miriam -ya no sé si porque la pobre piensa en mi sufrida cintura, o porque estoy escribiendo un libro sobre moda- o sea que me limito a comentar mi asombro.

Lo cierto es que me he quedado muy sorprendida porque el artículo explica, con bastante detalle, cómo las mujeres hemos pasado de tener una cintura de avispa -condicionada al uso de corsés y demás que hacían que nuestra grasa se repartiera por caderas y tetas, porque en el estómado a duras penas cabía el aire que respirábamos- a tener una cintura / no cintura. Vamos, que la famosa 90/60/90 de hace años, ha pasado a ser una 90/70/90. Y ya os imaginaréis que estas medidas no las alcanza cualquiera, que las cercanías entre caderas y cintura son menos en las "vulgares" mortales que en las modelos que nos prestan las referencias o sea: LADRILLOS. Y aquí sí que, como prueba, diría que cada una debe mirar a la de al lado para confirmar la afirmación.

No sé si alegrarme o entristecerme, la verdad, de estas conclusiones. Entro en mi típicas contradicciones, por una parte me alegro de que hayamos conseguido que no nos "obliguen" a ponernos un corsé, pero por otra no puedo evitar pensar que tanto cambio de hábitos, comidas basura y poco gimnasio van a hacer que Ana Maganani o Ava Gadner serán diícilmente repetibles y veo entonces a Kate Moss y similares. Por no hablar de que no quiero abundar en aquello de... ¿y por qué nadie se plantea que artículos de este estilo no se pueden hacer con la evolucion (¿involución?) de los cuerpos masculinos? Y aquí si que no me atrevo a hacer elucubraciones, porque como os cuente el patrón físico masculino que yo creo que hay que reivindicar para pasarela (aunque sea privada) me temo que lo del desencanto por la desaparición del mito femenino hollywoodiense se queda en agua de borrajas. Qué le vamos a hacer ante gustos...

Almodóvar vuelve con "Volver"

Almodóvar vuelve con "Volver"

Si hemos de ser sinceros -por ser algo- reconoceremos que pocos cineastas crea tantas expectativas en nuestro país pre estreno de película como Pedro Almodóvar. Yo, en concreto, era de las que a pesar de las fallidas "Hable con ella" y "La mala educación" pensé que "Volver" era cita obligada en el cine; porque para mí seguía siendo de los directores que perdurarán in eternum. A pesar de que me recuerdo al salir del cine de ver las anteriores películas diciendo, bien, hasta aquí ha llegado mi paciencia con el genial director manchego, nunca volverá a ser como antes, no todo el mundo puede ser Buñuel, ni aunque se llame Almodóvar. Pero he reincidido, claro, y me alegro -¡gracias Pere!- y mucho porque con "Volver" a mí me ha dado la sensación de que habíamos recuperado el Almodóvar de los buenos guiones y de las buenas interpretaciones -femeninas, que a las masculinas no acaba de pillarles el tranquillo-. «Volver» es una película de actrices, afirma Almodóvar: «sin ellas, la película no existe» y es cierto. Es el mismo Almodóvar de actrices de "¿Qué he hecho yo para merecer esto?", "Átame", "Mujeres al borde de un ataque de nervios" y "Todo sobre mi madre", por poner algunos ejemplos. El Almodóvar que es capaz de hacer que Penélope Cruz haga una buena intrepretación y resulte creíble. El mimso que es capaz de recordarnos que Carmen Maura es una de las mejores actrices de nuestro país, o de mantener a Chus Lampreave como la eterna secundaria sin la cual la película no sería la misma.

Tengo el guión en casa y me lo leeré, aunque dudo mucho que en él se especifiquen esos besos sonoros en las mejillas tan de pueblo, o esa forma de rodear a los parientes de un difunto en un velatorio. Dudo que se especifique, pero en el cine queda bordado y es tal cual en la realidad. Igual que quedan bordadas las interpretaciones de la Raimunda/Penélope, o de la madre/Carmen Maura, o de Blanca Portillo, o de Lola Dueñas. La muerte, la soledad, el miedo a hablar, la maternidad, la importancia de la figura de la madre que nunca desaparece.... sin huecos de guión, ni excesos de diálogo, por no caber ni caben -porque en esta película no caben- esas estéticas muy suyas que a mí personalmente me fascinan.

Quiere ir a Cannes y -aunque los franceses son muy suyos- espero que se lo lleven, como lo espero en los Oscar, pero espero mucho más si cabe que en los Goya de este años alguien se acuerde de nominar como se merece a uno de los mejores directores que tenemos en este país.

Es difícil sustituir a Azcona

No es reciente mi admiración por Rafael Azcona, no lo es; hace unos años, cuando yo esta haciendo cursos de guiones, leí alguno de sus textos y no pude más que quitarme el sombrero, aunque fuera imaginario y hoy me lo seguiría quitando: empezando por "El cochecito", "Plácido" o "El verdugo" y siguiendo por "Ay, Carmela" o "Belle Epoque", por citar sólo algunas de las que se me ocurren ahora. Pero debe tener más de cien guiones, entre originales y adaptados. En fin, alguien que a mí me parece debería formar parte de la historia de la literatura española con mucha más mérito que muchos de los autores que se creen que forman parte de ella. Porque soy delas que cree que un buen guión es tanto o más difícil que una buena novela, y a la vista está que hay pocos novelistas de los que recordamos tan buenos textos como guiones de Azcona.

Todo esto viene porque hoy, en El País, le hacen una entrevista/diccionario de autor de una serie que empezó hace algunas semanas, y al leerlo la admiración aumenta. Os paso un par de perlas suyas sin discusión, la definición de:

- Pena de muerte: "Aunque parezca mentira, hay gente que sigue estrujándose el cerebro para encontrar argumentos a favor de la pena de muerte. Ahí va uno de los más agudos: "¿Qué habría sido del cristianismo si Jesús hubiera sido condenado a ocho o diez años con la posibilidad de reducir la pena por buena conducta?" (J. H. Donovan, senador por el Estado de Nueva York)."

- Y la de derecha: "En política prefiere llamarse centro; si ocurriera lo mismo en el Código de Circulación, el tráfico podría ser catastrófico. (Un agente de la Circulación)".

Poco más se puede añadir a las dos, la verdad, y tampoco a otras de sus definiciones, casi todas sustentadas por citas de algún que otro famoso/conocido de los de verdad, de los de antes, claro.

Y mientras. como para confirmar que los buenos diálogos y los buenos guiones son muy difíciles y escasos, he visto "Brokemack Mountain", y sus vaqueros maricones. En fin, el mundo de los sentimientos, o del intento de plasmar los sentimientos entre dos campesinos que no saben lo que quieren, ni dejan que el espectador se entere del todo, pero que no son capaces de luchar por lo que desean, lo que es mucho peor. No me gusta la gente, ni los personajes (adaptados o no) que prefieren vivir ocultando lo que quieren o a quien quieren por el miedo al qué dirán y que no se atreven a luchar por lo que quizás es la única oportunidad que tienen de ser felices y acaban no siéndolo.Ni las películas que transmiten que no hay que atreverse, porque es justo lo contrario lo que hay que hacer. En fin, que me cansan mucho diálogos del tipo "Pudimos haber tenido una vida juntos", para concluir que no se atrevieron y acabaron por vivir una vida de mierda llena de insatisfacciones, sobre todo porque de lo contrario el mal rato sería pasajero y seguramente el resto de la vida mucho más agradable.

Si a lo anterior le añadimos que el principio ya no acaba de engancharme demasiado caballitos galopando bucólicamente, campos verdes, vaqueros/campesinos paseando por ellos, praderas y montañas bajo el sol del atardecer como telón de fondo, como que a mí no me ponen nada, qué le vamos a hacer; que para eso ya tenemos los anuncios de tabaco que ahora prohiben en la televisión y que reflejaban el espíritu americano mucho mejor. Lo dicho, "Chash" es una buena apuesta y espero que "Volver" también lo sea.

De fiestas nocturnas

De fiestas nocturnas

Entre política y política, novelas leídas con tantas ganas que ni me reconozco (si os caen en las manos la novela "Las vírgenes suicidas" o los relatos "En jaque" lanzaros sin dudarlo ni un momento), y DVDs en versión original (me acabo de "tragar", en tres días consecutivos, se entiende, el pack que ha editado la FNAC de Takeshi Kitano -"Kids return", "Escenas en el mar" y "Getting any?" y es de los que vale la pena, de esos que volverías a ver en un par de días) un momentito de descanso para la inauguración de Cinemascope, la tienda de cine de Joan, en la calle la perla 29, en Barcelona, claro.

Poco más que decir salvo que entre guacamole -Laura cuando se pone lo borda-, canapés de varios estilos y cava nos pasamos toda la noche la mar de bien mientras nos rodeaban actores y actrices en posters, fotografías y películas. Yo me dejé rodear más por Jack Nicholson porque sigue siendo mi favorito, qué queréis que os diga. ¿Ausencias? -en la inauguración ninguna que sea importante, me parece- en el proceder más de uno -no haré lista porque los Vall me pegarán a posteriori-, claro que... como dice el dicho "El mal tiempo trae bienes consigo: huyen las moscas y los malos amigos". ¡Ay este refranero nuestor!, un apunte, ayer hizo un frío de morirse, a buen entendedor...

¿Mujeres inteligentes?... mejor las llamamos brujas

Hace un par de días una amiga -Laura- me envió un artículo que me viene al pelo ahora que me entero de que a Isabel Coixet le han dado cuatro premios en el Círculo de Escritores Cinematográficos por "La vida secreta de las palabras". Vamos, que me viene como caído del cielo. Y lo releo. Es una entrevista que le hacían en la Contra de La Vanguardia a Rafael Mérida, catedrático Asociado de la Universidad de Puerto Rico, especialista en literatura medieval. Hasta aquí todo bien. Lo interesante venía con la definición -medieval, o no- de bruja: "Brujas, en realidad, eran las mujeres sabias del pueblo, y no lo que nos ha hecho llegar el discurso del poder oficial religioso y político, siempre en manos de los hombres." Mira tú qué bien, qué gusto daban -y dan, porque aún se puede escuchar algún comentario al respecto- salido de la boca de algunos hombres... ¿inseguros?, como poco. Ellos saben que no saben, lo mejor, claro, eliminar a la que sí sabe, o marginarla, o alejarse o señalarla. ¿Alguna de vosotras conoce una mujer que se aleje de un hombre inteligente? Sí, lo sé, pregunta retórica. O sea, no, no conocéis a ninguna. ¿Y hombres? Aquí el resultado es afirmativo. ¿No? Pues eso.

Bueno, bueno. Hasta aquí bien -o mal, para mejor decir-. Pero la entrevista sigue: "Está demostrado que las mujeres tuvieron que ingeniárselas para sustituir su fragilidad física y falta de acceso al poder político mediante otras estrategias. Y decidieron que su estrategia partiera de la inteligencia". Mira tú, como ahora. ¿La diferencia? Ahora no queman a nadie pero... es más sutil, todo es más sutil. Te hacen elegir, o te "no" eligen. En fin, que se lleva mal, eso de encontrarte a alguien delante del sexo opuesto con más capacidad y se la elimina, o se le hace elegir y ser... ¿como hombres?, paciencia.

Me extendería pero no lo voy a hacer, porque como se mezcla la gimnasia con la magnesia, y el feminismo con la igualdad no quiero tener que explicarme innecesariamente. Sólo que, de pronto, pienso en Bachelett, Merckel, Fernández de la Vega... en las diez Premio Nobel de Literatura, en Pilar Miró, Gracia Querejeta o Isabel Coixet... Lucía Etxebarría, Almudena Grandes o Banana Yoshimoto... pienso en nombres que se me ocurren ahora, pero alguna más hay, al menos en la misma proporción que hombres ¿no?, y espero que estén, o hayan estado, acompañadas de hombres para los que "ser bruja" no sea un problema, sino un disfrute (la palabra no es demasiado acertada pero es que no son horas, la verdad). A ver si conseguimos que en el 2006 ser inteligente, ¿bruja?, no sea un defecto, sino una virtud.

"Crash": colisión... de emociones bien tramadas

Vaya por delante que a mí "Million Dolar Baby" no me gustó, lo digo proque es del mismo guionista que "Crash". No. Ya veis. No me gustan las películas tramposas, las que quieren hacer llorar al espectador, las que buscan el lado débil para posicionarnos como quieren cuando ya saben que estamos posicionados. Ni tampoco me gusta que igualen a mujeres y hombres justo por el lado contrario al que creo que hay que igualar. ¿Recordáis aquello de nosotras también queremos hacer la mili? PUes no, una tontería más que no me gusta. Por eso tampoco me gustó "Mar adentro". Así que me dispuse a ver "Crash" después de haber escuchado grandes críticas elogiosas, pero sin demasiadas espectativas.

Ahora recuerdo que leí que el relato de Haggis nació después de que le robaran el coche a punta de pistola, y así es justamente como empieza la película y como me sentí yo: sorprendida y enganchada desde el principio. Sí, es una película tramposa, pero con un guión que da envidia de lo bien que está escrito, de los bien que están enlazadas las historias. Porque es una película en la que varias historias -coral, creo que la llaman- que aparentemente no tienen nada que ver y acaban por entrelazarse y tienen sentido -solo rechina un pelín al final, por previsible. Una película en la que las historias ironizan hasta el infinito con todos los tópicos, sobre todo raciales, que se viven en Estados Unidos: un hispano se ríe del acento en inglés de un coreano, un iraní tiene que escuchar la broma fácil de que le llamen Osama, y un negro se tiene que tragar los comentarios raciales de sus jefes blancos que creen saber más que él de su propia raza... y que saca todos las emociones de cada uno de los personajes y de sus historias.

No sé si está o no nominada con los vaqueros gays, no lo sé; no sé si recuerda demasiado a Robert Altman (aunque tampoco es malo que te comparen con Altman, la verdad) o no, pero el guión es bueno y la peli también y debería estar nominada y recibir algún que otro premio.

Hoy, una de obviedades y coincidencias

Sólo dos líneas para contaros algo que todos sabéis y es que la vida es un pañuelo. Así son las cosas y así se las hemos contado. Lo que enlaza con una de mis frases favoritas: No la hagas y no la temas. Pues eso.

Llego ahora -depués de estar todo el día escribiendo guerra civil como una campeona, y con gran satisfacción propia, las cosas como son- de una cena/presentación/fashion/performance (era muchas cosas a la vez) de un libro que acaba de salir ahora -"La moda mata pero no engorda"- y que me interesaba no solo conocer al autor, sino también leerlo para el próximo que tengo que entregar. Hasta aquí todo normal. He ido acompañada, claro, porque no sé ir sola a los sitios donde hay gente que no conozco, y resulta que no sólo me he encontrado a más de uno que me interesaba tener localizado, sino que además he coincidido con periodistas de moda que me van a ir pasando / dando / facilitando información. Hoy la cosa va de enlazar palabras.

Miedo me da pensar en la próxima inauguración de Cinemascope, ¡Joan! A ver si nos encontraremos con todos los catalanets pseudo o no pseudo cinéfilos por afición, por vocación o incluso por profesión... miedo me da, ya os digo.

Pues eso, que me pongo un rato más con la guerra, que mi original está dando las últimas bocanadas. No sin antes deciros que lo de la Bachelet se merecerá un post próximo, porque estoy encantada / fascinada / contenta con los rumbos que está tomando Latinoamérica y que prometen mucho. Porque, para aquel que no lo sepa, un socialista latinoamericano vale, como poco, por uno de izquierda unida de aquí. Que no sé si es mucho decir, pero sí es decir más izquierda que la nuestra.

Por cierto -si es que no puedo evitarlo- yo, si fuera Batasuna, también celebraría el congreso el día 21. Como dice mi padre, una cosa es que te sancionen con tarjeta roja y no pueda jugar con el Barça, pero eso no te impide jugar a fútbol. ¿Es o no? Ay!! esta ley de partidos, que no sabemos dónde nos estamos metiendo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Definitivamente, me paso al cine extranjero y paso de Rajoy

Sí, llevo demasiados días viendo cine español y eso… es como la literatura española, crea secuelas y mirar cómo está Sharon. Así que he decidido que me doy unos días de descanso y cambio de tipo de cine porque, y ahora os lo explico, no sólo da mejores resultados de guión, sino de todo lo que engloba una película. Por hacer, hasta entretiene y aprendes lo que, dicho sea de paso, es lo que a mí más me interesa, que me cansa mucho quejarme de todas las pelis.

Así que me dispongo a recomendar sin más tres películas, todas relacionadas con la moda –ha sido casualidad que lo fueran, pero no es casualidad que me interesen-. La primera, un clásico “Pre-â-porter”, de Robert Alman; las otras dos para mí desconocidas, pero no menos interesantes y recomendables: “Zoolander”, de Ben Stiller –que lo hace todo, dirige, escribe el guión, la protagoniza… no sé si también eligió la música, pero tiene una gran banda sonora-, y la última “Unzipped”, de Douglas Feeve. Ni que decir tiene que de las dos segundas he tenido noticia porque me las han sugerido, que sino ni idea. Así que ¡bienvenidas sean las sugerencias!

En las tres, muchos de los protagonistas, o personajes colaterales (ya no sé si son o no cameos en este caso) proceden directamente del mundo de la pasarela (una jovencísima Kate Moss, Linde Evangelista, Cindy Crawford, Naomi Campbell…), lo que te las hace mucho más creíbles en la ironía y mala leche que gastan. Para muestra un botón, tengo alguna frase anotada en la libreta donde siempre apunto todo lo que se me ocurre, me ocurre, veo o leo y sin temor a equivocarme pueden darme juego en alguna conversación. Un día os las pongo.

Ya ves, ya veis… qué lejos quedan los Goya de todo esto. En fin… Y Mientras Mariano –que parece que tiene nombre de personaje de cómic del franquismo- no ha podido evitar “salir del armario” ideológico en el que le tiene sumida esta supuesta democracia en la que vive y como conclusión de las declaraciones del “señor” Mena, no puede evitar decir “estas cosas no pasan porque sí”. No, claro, señor Rajoy, eso ya lo sé yo, pasan porque los militares, a veces, se olvidan de que viven bajo un régimen constitucional. Claro que… a lo mejor el líder del PP no quería decir eso… no sé, esto de ser catalana me confunde.

Camarón: Jaenada sobresaliente, Chávarri aprobado por los pelos

Sí, lo sé, estos días me he despistado un poco –tanto general, tanto escribir que no acabo el libro, tanta tontería...- y no sé si voy a tener tiempo de ver y de comentar todas las películas candidatas a los Goya que me quedan antes de la gala, veremos.

Hoy le llega el turno a una peli que he visto hace unos días, "Camarón" y de la que esperaba mucho, al menos en lo que a interpretación se refiere. Y es verdad, Óscar Jaenada, que a lo que se ve no tiene nada que ver con el mundo del cante, se ha empapado de la cultura del cante hondo y alrededores y realmente borda al personaje. Y sí, claro, tiene pinta de que le den el Goya al que está nominado. Si Bardem se parecía a Sampedro, Jaenada, del que tenemos mucho más claro el referente, acaba siendo el mismo Jesús Monge ‘Camarón” en la pantalla y se crece conforme avanza la película.

Otra cosa es la peli que, a mí personalmente, me parece que no acaba de ser todo lo redonda que un director como Chávarri debería ofrecer. No sé. No sé... Aunque, a decir verdad, hay ambientaciones tan cutres, que precisamente por cutres me las creo. Sin embargo lo que es el guión no podía ser más simple de lo que es: Sigue al pie de la letra las reglas de toda película biográfica que se precie: empieza con el personaje de pequeño, tras una elipsis nos lleva 10 o 15 años más tarde (a estas alturas de la película es imposible saber en qué año transcurre porque el director no se molesta en aclarárnoslo, como si todos fuéramos conocedores de la vida del protagonista, paciencia) momento en el que somos testigos de su auge y finalmente de su caída. Todo sin sorpresas, con una narración plana y con saltos temporales que más que elipsis parecen agujeros del guión. En fin, que a lo mejor hubiera necesitado de alguien con más pasión y garra para contarla que Chavarri; o al menos alguien con la misma pasión que le pone Óscar Jaenada a su personaje.

Más de los Goya: de momento, sigue ganando la Coixet

Y sí, de momento, de las películas que están nominadas a los Goya que he comentado -no las que he visto, que no tengo tiempo de escribir de todas- sigue ganando "La vida secreta de las palabras". Pues sí, una mujer inteligente va desbancando, lo que son las cosas. Y a este paso ya no sé si seguir escribiendo hasta hablar de todas o dejarlo a medias, porque van a tener razón todos los que dicen que es una de las temporadas más flojas del cine español. Excepciones mediante, claro.

Me sabe mal, pero los Goya dan menos de sí de lo que imaginaba. Hoy le ha tocado el turno a "Malas temporadas" o, como ha dicho Miriam cuando hemos acabado de ver la película: "Pon cara de nada que la vida es súper triste, y por eso todos los de la peli lo tenemos que pasar mal". Porque la película es digna, como muchas otras de este cine nuestro que pasan sin pena ni gloria, pero a ratos aburrida, y a ratos podrías pensar en hacer otra cosa, lo que no dice mucho a su favor. Añádase que a mí, personalmente, no me gustan los dramas gratuitos en las películas, aunque Manuel Martín Cuenca, claro, no es Lars Von Trier, no vayamos ahora a creer lo que no es, porque no engancha como el director danés, por decir algo. Porque un mal día lo tiene cualquiera, una temporada, también, pero ¡todos al tiempo, todos los días! a lo largo de todo el guión... Todo comienza con fragmentos inconexos de diferentes personajes que no acabas de situar hasta pasado un rato. Poco a poco se establecen las conexiones entre todos ellos y el nexo fundamental es Eman Xor, Carlos en la película. Un cubano con ganas de empezar de nuevo, pero que no hace demasiado para conseguirlo. Además, todas las historias tienen un punto común... todos los personajes parece que antes han pasado por su mejor momento y ahora se enfrentan a un decisivo y negativo punto de inflexión y, claro, tienen que tomar decisiones que les van a marcar el futuro. Unos se aferran al pasado, otros a la esperanza de un nuevo futuro, otros tratan de recuperar lo que nunca han tenido, pero todos se dirigen a lo que les llega con tristeza. En fin, en fin. Hasta una mención al hikikomori, esa enfermedad japonesa de la que todo el mundo ha oído hablar pero de la que nadie recuerda el nombre; porque los japoneses son muy raros y estas cosas de aislarse sólo puede pasar allí. No sé si decir más, salvo que quizás sí Nathalie Poza está bien, aunque no sea nada del otro mundo y me falta ver a Emma Vilarassau, para ver cómo está. Claro que... si os ha gustado León de Aranoa, seguro que está está dentro de vuestras favoritas.

En fin, que no sé yo si, al ritmo que voy, no será mejor hacer lo que el otro día decidí, ponerme a leer guiones de pelis que me hayan gustado, así rememoro viejos tiempos y mezclo lo visual con lo escrito que seguirá siendo un buen coctel.

Felicitaciones, selectivas, del 2006

Hoy, me temo, que languidezco en el blog, alguna vez también me tenía que tocar a mí -aunque tentada estoy de hablar de la última reunión estatutaria de ayer, que la cosa tiene tela-. Entraré en temas fiesteros.
Me cuenta Mónica que el día de navidad se dedicó a borrar nombres del móvil "por falta de uso, sintonía o ganas" y me sugiere que -igual que ha hecho ella- coja el móvil y, como cuando haces limpieza en casa, borre a todos los que, en realidad, no sólo no aportan sino "desaportan". Hay que repartir cariño y cuantos menos seamos a más toca. Y a lo mejor le hago caso.
El caso es que, por defecto, seguimos hablando de las fiestas, y más ahora que se acerca el 31. Así que yo, por seguir en la línea dura, le deseo una buena entrada de año a todo el mundo, porque sí, claro que se lo deseo a mucha gente; pero... pero... el caso es que le doy un par de vueltas y no. A todo el mundo no se lo deseo, qué le vamos a hacer. Paso de felicitarle el año, al menos, a unos cuantos, y no me voy a extender demasiado por no abusar.
Paso de
- los que no se atreven a querer.
- los que se quejan de no tener amigos y no hacen nada para tenerlos.
- los que disfrutan diciendo que la vida no los ha tratado bien y no hacen nada por mejorarla.
- los que se creen más de lo que son y, como saben que no es cierto, se rodean de gente que los reafirma en la nada.
- los que no contestan mails o mensajes de móvil.
- los que lo primero que dicen es No.
- los egoístas.
- los que no se acuerdan de la gente que los quiere.
- los que no se atreven a decir lo que piensan.
- los que prefieren vivir infelices que luchar por ser felices.
- los que se conforman con la mitad.
- los que no se atreven a soñar.
- los que no dan sorpresas.
- los que provocan conflictos en lugar de solucionarlos.
- los que no cuidan a los amigos y acaban perdiéndolos.
- los que piensan en los demás y no los llaman para decírselo.
- los que mienten.
- los que no arriesgan por si no les sale bien.
- los que no son capaces de pensar en lo que le hace ilusión al otro antes de en sí mismos.
Lo dicho, languidezco, en el fondo soy una romántica y una idealista. Os deseo FELIZ 2006.

Ninette, o cómo dos buenos textos dan una mala adaptación y una copia de cartel

Ninette, o cómo dos buenos textos dan una mala adaptación y una copia de cartel Empecemos por el principio. Ninette es una adaptación de dos obras de teatro de Miguel Mihura –Don Miguel, cuyo centenario de su nacimiento debía celebrarse este 2005-; tan de derechas el señor como buen escritor de comedias, o sea mucho de los dos: “Ninette y un señor de Murcia” y “Ninette, modas de París”. Lo digo porque, puestos a adaptar, y empezando con esta premisa, se entiende que el cartel sea también… ¿una adaptación? Aunque en este caso sea de una colonia. A otra cosa.

Garci, dedicado al mundo de la adaptación en sus últimos intentos como director, vuelve a acercarse a un autor clásico español, adentrándose en el género de la comedia, que no es muy abundante en su filmografía y que visto lo visto no acaba de dominar del todo. ¿Es esta la película que querían que nos representara en los Oscar? !Pues si que queremos lucir! PAra que leugo se quejen de que no toman en serio fuera el cine español.

José Luís Garci quiere homenajear al escritor centenario -¿qué pensará su nieto, Ussia, de la adaptación?-. Y por eso, por ser "fiel a lo leído" pensó mucho los protagonistas, ¡vaya!, Elsa Pataki, Ninette -¿creía Garci que ella sola llenaba la pantalla como lo hizo Victoria Vera?-, y, aquí sí, Carlos Hipólito. A su alrededor Enrique Villén –el más acertado de todos, creo-, Beatriz Carvajal, Fernando Delgado… por suerte, porque son los que hacen que la película se convierta en una historia a la que le perdones indifelidades al texto, invenciones de léxico propias de nuestros años, actitudes más propias de finales del xx que de mediados... aunque, qué le vamos a hacer, no logran que dejes de mirar el reloj para calcular cuánto queda para acabar y por irte a tomar una cerveza.

No me pondré melancólica con el cine español de los años sesenta porque da grima sólo de pensarlo, pero no he podido evitar recordar que “Ninette y un señor de Murcia” fue llevada a la pantalla por Fernando Fernán Gómez y protagonizada por Alfredo Landa y Rosenda Monteros y poco después TVE hizo otra adaptación, protagonizada por Juanjo Menéndez y Victoria Vera. Las recuerdo ambas con más agrado, pero igual soy yo, que las vi hace demasiado… A ver si va a resultar que el cine de los sesenta era mejor que el de ahora.

¿El gancho?, además de que Garci debe creerse que él mismo es el gancho, primeros planos casi en exclusiva dedicados a los desnudos de Elsa Pataki y Regueras. ¡Si Mihura levantara la cabeza!

Mi sugerencia, así, como de fin de fiestas, es que os compréis otra colonia, perdón, busquéis otra sala de cine. Saldréis ganando, y además, no oleréis a rancio, claro.

Ni putas, ni princesas... ¿actrices?

Pues la verdad es que no acabo de entender las nominaciones de "Princesas". Ya veis. Y lo cierto es que la gente con la que he hablado de la pelicula tampoco entiende cómo -sin ver ni putas ni princesas por ningún sitio- Aranoa sigue siendo para los de la Academia el "Ken Loach a la española".

El otro día me decía una amiga -Marta- que la sensación que tiene cuando ve pelis de Leon de Aranoa es que en el mismo momento en que decidió ser el director "progre y de izquierdas" de España hizo una lista de los problemas sociales que les tocan la fibra a los "de izquierdas" -malos tratos, innimgración, marginalidad, prostitución... ya sabéis de qué hablo- y decidió no parar hasta escribir y dirigir sobre todos los temas. Y claro, las pelis se repiten, vista una vistas todas. Salvo "Familia" que a mí, la verdad, me parece la mejor de todas.

"Princesas" ha sido una decepción, qué le vamos a hacer, ni me interesa ni me creo nada de lo que les ocurre a Caye y Zulema. Salvo, quizás, las escenas de la peluquería y la yonki. Aranoa, en esta vocación de realismo social que lleva al límite incluso en su look, y en este afán, del que presume en todas las entrevistas, de decir que su labor de documentanción previa a la película, parece que no ha acertado. O bien se ha documentado con señoras que no eran putas, o bien ha querido hacer -y me temo que es eso- una película amable de la prostitución. ¿Alguna escena que conmueva? ¿Alguna escena en la que pienses qué mal ser puta?Y a mí, ya me perdonaréis, no se me ocurre un mundo más sórdido que ese y en la película no lo veo sórdido en ninguna escena. Y la peli por momentos me parece una caricatura de ese mundo.

Me ha gustado Cadela Peña -es creíble, aunque poco puta-, y quizás podrían darle el Goya, pero Micaela Névarez ni siquiera funciona como emigrante forzada a prostituirse que decide que vuelve a casa porque le han diagnosticado el sida. ¿Creíble? Y los diálogos, aunque a veces parecen un poco fuera de lugar -claro que Candela a lo mejor era una universitaria aburrida que no sabe a qué dedicarse y yo no lo he entendido-, podrían escucharse en todas partes pero dudo mucho que se escuchen así entre las mujeres que se dedican a la prostitución. Sin embargo, la historia, aunque pueda sonar a contradicción, está bien contada. Inverosímil, pero bien contada. Claro que eso también la pasa a Pretty Woman y no por eso ha dejado de ser una de mis películas favoritas. ¿Será porque triunfa el amor? Será. Es que yo, como decía ayer Isabel Coixet, puestas a ver películas que no reflejan la realidad, sino que se la inventan, perfiero que tengan final feliz, que para malos finales ya tenemos el día a día.

De "intelectuales" catalanes y hombres de teatro

Los que me conocen saben que si hay un perfil que soporto con verdadera dificultad es el del "intelectual-progresista-de izquierdas-catalán" que vive del dime de qué presumes y te diré de qué careces, o dime qué hago y te diré qué pido a cambio, dime qué dices que te pasó en la transición y te diré a qué cargo aspiras. Podría hacer una lista de "falsos" intelectuales de pacotilla que -caso de hacerse públlica- harían plantearse a más de un votante si está optando por la opción adecuada, habida cuenta del personaje que la refrenda.

Bien.

Como mi intención no es dormir a las ovejas, no voy a aburriros con una larga lista de nombres y me centraré en uno que estos últimos meses ha sido "santo de mi devoción" porque me lo ha puesto muy sencillito: Albert Boadella. Sí, el mismo actor-director que meses atrás, junto a un buen grupo de los pertenecientes al Foro Babel, hizo una rueda de prensa para pedir que alguien les "montara" (textual o literal) un partido que en Catalunya no se sentían representados por los ¿nacionalistas? del PSC. Ellos en realidad querían decir que se sentían traicionados por el tripartito, porque pensaban que les tenían que pagar los servicios prestados a la ¿causa? y reclamaban su subvención de turno que, afortunadamente, nunca llegó.

Bien.

Yo, en aquel entonces, tras la sorpresa de que este país sea el único lugar del mundo en el que los "intelectuales" pidan, en lugar de ofrecer, soluciones, le sugería al señor Boadella que se fuera a Madrid, y pidiera carnet y acto seguido subvención al PP, único partido donde seguro que hablar mal de los catalanes -con lo secesionistas que somos es lo suyo- tiene premio. Y dicho y hecho, ya está el "amigo" Albert gozando de una subvención de Esperancita Aguirre para montar uno de sus tinglados. Déjeme que le dija, ¿señor? Boadella, que a estas alturas no esperábamos menos de usted.

PD. Estoy leyendo un libro de Chomsky (Los nuevos inteletuales) y me temo que cualquier parecido con la realidad española es pura coincidencia. Claro que aquí la ilusa soy yo, por intentar encontrar ejemplos patrios. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

A veces creo que lo mejor es dejar de escribir

A veces, no muchas pero sí a veces, pienso que lo mejor es dejar de escribir. Pensar en hacer otra cosa, buscar un trabajo de esos que la gente llama normal y dejarme de tonterías que a buen seguro no conducen a nada. Esos mismos días, como hoy, sólo pienso en la cantidad de tonterías que hago, digo o escribo y que ya sé que son totalmente prescindibles. No es otoño, que es la fecha más propicia para estos pensamientos, pero este invierno raro con días de un color otoñal hace que piense que a lo mejor si hiciera otra cosa podría irme a pasar un fin de semana fuera, o a dedicarme más a estar con amigos y disfrutarlos... No pensar parece más sano. No sé.

Y de fondo las noticias, el rey, por enésima vez, contando lo contento que está de habernos dedicado estos treinta años a los españoles; los soldados israelíes lanzando bombas lacrimógenas a los niños que iban a una escuela; los cuatrocientos mil visitantes anuales que recibe el Valle de los Caídos; una niña de tres años sentada en el alféizar de una ventana que da a la calle porque la ha castigado; de nuevo pateras llegando a nuestras costas... Y la conversación de ayer con Isabel Coixet donde las dos nos sorprendíamos que la escena en la que se hace referencia a la Guerra de Bosnia hubiera impactado tanto, cuando tantas noticias ha habido al respecto en la prensa, y a penas es una escena en un mar de fondo de alguien que sólo intenta ser feliz alejándose de sus recuerdos... No sé, el otoño.

Hoy me tocará leer, no escribir, va a ser mejor. Y luego un buen baño de agua caliente con sales.

 

"En España hay un millón de analfabetos", ahí es ná

Leo en la prensa on line, y no doy crédito, que en España hay más de un millón de analfabetos con edad superior a los quince años, según un informe de la UNESCO realizado el pasado 2004.  El documento señala que la cifra total de personas iletradas es de 1,03 millones y, cómo no, el 69 por ciento de ellas son mujeres. Más de un millón de esas personas son mayores de veinticuatro años, o sea la generación de los mil euros. Que, visto así no sé cuánto esperan cobrar, la verdad.

Lo leo y no me lo creo. Pensaba que en España el analfabetismo no existía, que era cosa de los países del tercer mundo y ya veo que no. Y, como para ampliar la información intento contrastar los diarios en papel y no encuentro ni una pequeña referencia. Sigo en internet y me entero de que las cifras son mucho más preocupantes ahora que antes si las analizamos a nivel global (una palabreja que ahora gusta mucho) porque más de 771 millones de personas no saben leer ni escribir y el 64 por ciento de ellos son mujeres y que Asia es el continente con menor acceso a la educación. Sin comentarios.

 Aquí, la iglesia se empeña en seguir teniendo la "verdad" de su parte y, encima, han ganado tras la manifestación en Madrid. Y lo han hecho porque de momento ya han logrado una reunión con ZP (asustado ante la pérdida de votantes que suponen tantos manifestantes, lo que me hace pensar que la cifra será algo más alta de lo que las fuentes oficiales confiesas). Igualito, igualito que los manifestantes del No a la Guerra con Aznar.

Y el caso es que no sé por qué se asustan ni de qué se quejan los socialistas, ya que, cuenta Victoria Prego en El Mundo de hoy: "El Gobierno sostiene que lleva no sé cuanto tiempo negociando con la Conferencia Episcopal. Por el contrario, los obispos aseguran que no han negociado nada. El Gobierno responde advirtiendo que tiene todos los documentos de la negociación y que si no saca a la luz ahora esos escritos es para no tensar la cuerda y porque está seguro de que, pasada la manifestación, las cosas volverán por sus fueros y se alcanzará un pacto". O sea, estamos esperando a negociar. Esta sí que es buena.

Es más, añade la Prego -que os confieso que ya no sé a qué partido pertenece- que el ejecutivo ya tiene redactado un acuerdo, pero que los obispos no han querido firmarlo antes de la manifestación para no desconvocarla. "De las 15 cuestiones que los obispos nos plantearon les dijimos que sí a 13 de ellas y sólo a dos les dijimos que no. Es decir, que no hay casi diferencia entre sus posiciones y las nuestras". A quién le preocupa si en las escuelas religiosas concertadas no hay, casualmente emigrantes, a nuestros dirigentes no, claro, que la mayoría no vota.

No esperábamos menos señor ZP, con la iglesia, y con Bono hemos topado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres