Blogia

Carmen Domingo

Ya tenemos Tripartit... a relajarse Pepe Blanco

Bueno, bueno, bueno. Domingo por la noche. Enciendo la tele para ver las noticias antes de que llegue Joan y veamos una peli y... ¡tachán!, parece que se ganan el sueldo nuestros políticos y, sobre todo, que quieren mantenerlo y han trabajado este fin de semana. Bien está.

Hoy se han cerrado las negociaciones entre PSC, ERC y ICV y sí no ha hecho falta esperar el mes que tenían de tiempo ¡ja tenim tripartit! Bueno, bueno... a ver si ahora, con esta segunda oportunidad, como dice Carod, no hace falta llegar a la tercera para que sea la vencida. La cosa queda, a lo que parece, como sigue (úlcera de Mas a parte; Chavez y Blanco con las suyas, acostumbrados como están a pensar que Catalunya es Castilla... pues eso, con las suyas, digo): José Montilla será el presidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod Rovira iría como número dos del Gobierno al ocupar una de las vicepresidencias y Joan Saura con otra de las vicepresidencias.

No adelantaremos acontecimientos, no lo haremos -que de momento ya se ha adelantado Carod quien no puede dar el sí definitivo sin el consenso de las bases, pero bueno-; pero a qué negaros que vale la pena pensar que esta vez les va a salir mejor, que ya tienen algo más de experiencia en el gobierno y a lo mejor así se aninman otras autonomías, ¿no?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Una ex nuera de Fidel en la tele

Si cuando yo digo que la realidad supera la ficción no miento. Y que un programa del corazón hable del Comandante, no me diréis que supera todas las ficciones posibles.

En España, los programas del corazón tienen una extraña habilidad -asociada directamente al beneficio económico, sino de qué- para buscar personajes de los que no se sabía nada, o de los que se tenía una opinión concreta, los buscan, rebuscan y les dan la vuelta hasta conseguir con ellos eso, superar la ficción más almodovariana y crear una noticia de lo que es simplemente miseria humana. Esteso, Pajares, la Pantoja, Encarna Sánchez... tiran del hilo y si hay una mínima sospecha de lo que sea -robos, adulterios, dorgas...- siguien por ahí hasta llenar horas de televisión que rozan siempre el absurdo. y que en la mayoría de casos seguro que se asemejan a muchas de las que tenemos cerca Bien.

Se nos acaban los muertos, los divorciados, los ladrones, las amantes reales... quedan pocos temas y confirmada la muerte de la hija de Albano -¡otro de los grandes logros del periodismo de investigación rosa!- ya no sabemos casi ni hacia dónde tirar. Pues bien, ni cortos ni perezosos, los periodistas -el equipo de investigación imagino- de "Dónde estás corazón"  no ha tenido mejor idea que localizar a una de las ex nueras de Fidel Castro (siento no haber retenido el nombre), con muchos amigos y familiares en Miami, como ella misma explica. Este sólo dato ya es suculento, y se disponene a entrevistarla para sacar "sangre y todo lo malo y antirevolucionario de la vida del comandante".

Me he quedado a verlo. Antena 3 si algo tiene es que no es sospechosa de ser pro castrista, de modo que iba yo dispuesta a escuchar todo tipo de barbaridades de Fidel Castro, de su vida, de sus mentiras... en fin. Pues bien, no les ha salido la jugada como ellos se imaginaban, más bien les ha dado la vuelta. Resulta que Castro, que lógicamente vive en una casa vigilada y algo mayor que la del resto de los cubanos, para algo es el presidente, se viste y se calza con ropa y zapatos de producción nacional; trabaja dieciséis horas al día; en cinco años ha hecho cuatro días de vacaciones; sólo permite que sus hijos trabajen en empresas cubanas, no deja que se coma con lujos -de hecho no se come, por ejemplo ternera- en la casa;  el comandante, dice la nuera del número dos (el segundo de los hijos de Fidel, Álex), es una persona cariñosa, cercana, amable, con la que se puede hablar de todo y que no sólo viste traje militar para salir en la tele, sino siempre. No daban crédito. No podían sacarle ni una palabra mala acerca de Fidel, y han tenido que darle la vuelta. Al fin alguien de quien hablar mal: Dalia, la compañera de Fidel, y la madre de los cinco hijos de Castro que viven con él, parece que es menos consecuente que el Comandante en su espíritu revolucionario. Se han quedado más tranquilos los periodistas al saber que le traen cremas de Clinique desde NY...

Añadamos la palabra "sociovergencia" a nuestro léxico político

Llevo dos días de constipado y hoy -todavía con fiebre- no me he movido de casa más que para votar. Por aquello de que todo voto cuenta y blablablá, aunque cada vez -a la vista de la participación- se lo cree menos gente.

A las 8 he encendido la tele religiosamente, para ver por dónde iban los tiros y a las 11 de la noche ya teníamos los resultados definitivos de las elecciones catalanas: 48 escaños CiU; (manteniendo a sus votantes fieles de las ocho legislaturas, las cosas como son) 37 para PSC-PSOE (ni cinturón rojo, ni nada de nada que estaban todos en la playa); 21 para ERC (la falta de profesionalidad se acaba pagando); 14 para el PP (ni me voy ni me quedo); 12 para IU-IC (recuperando la confianza perdida) y 3 para Ciudadanos (daría una explicación, pero que las fuerzas vivas de la derecha aniden en Catalunya sólo me hace temer que Bono se pida ser President de la Generalita en las próximas elecciones, ya hablaré de ellos cuando lea las primeras declaraciones porque lo que he visto hoy me ha dejado pasmada).

Visto el panorama da miedo, no voy a engañaros. Pero sumando, que es lo que he hecho yo, me hacía pensar en un nuevo Tripartit, por aquello de más vale malo conocido que "bueno" por conocer y que a ver si en una segunda legislatura entre todos lo hacían mejor. Existían, otros motivos, además del puramente matemático que es el que confirma que los votos suman -PSC, ERC e ICV obtienen 71 escaños, más allá de la mayoría absoluta de 68- y es que tres años de cargos va a ser argumento más que suficiente para que nadie quiera perder su parcela de poder. Por no hablar de lo que viste eso de que "A Catalunya volem un govern d'esquerres i nacionalista", que hasta Montilla lo ha dicho. Bien. De hecho, muy bien, porque todos los portavoces de los partidos del Tripartit apuntaban esa posibilidad hasta... hasta... que no sabemos bien por qué ha hablado Blanco. Mira tú qué bien, como para confirmar aquello de que el PSC ha desaparecido -o lo han desaparecido- y el PSOE manda y sigue ahí atrás a la espera.

Bien, sigo, en el programa especial que he visto en TV3 se ha perfilado un posible pacto que, no voy a mentir, me ha puesto los pelos de punta tras la intervención de Pepe Blanco: la sociovergencia. Todo después de las declaraciones de Blanco, desde Ferraz, o desde dónde se le ocurra, viene, va opina, aplaude el resultado de Convergencia y advierte a los del PSC (que ya es PSOE) y les sugiere.. o lo ha parecido... que no sigamos por los derroteros del Tripartit que hay que tener en cuenta a los que han ganado. ¿Debía alguien explicarle al señor Blanco que Catalunya no se decide desde Madrid o llegamos tarde? ¿Montilla ha hablado antes de que es él el presidente del PSC? Me temo que en el PSOE de Madrid están tan acostumbrados a mover, gestionar y decidir autonomías desde la capital -y pienso en Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía- que no se acuerdan de que no somos un barrio suyo. Claro que, a lo mejor no hace falta recordarles nada, porque quizás eso también estaba ya pactado con el señor Mas cuando se reunieron para votar ese Estatut de tercera regional que nos han dejado. Desde Madrid, veo, que son capaces de hacer cadáveres políticos cuando les plazca, y ahora, como si fuera cachondeo, quieren hacer de Montilla un cadáver político el mismo día de los difuntos, nada mal.

Mañana... ¡a reflexionar!

Si es que somos "remodernos" los catalanes, no me lo negaréis. Eso de reflexionar en martes sólo nos pasa a nosotros, quizás por eso, por lo infrecuente, tengo un constipado de esos que no me puedo creer porque nunca me constipo, pero como siga a este nivel me va a impedir hacer de apoderada el miércoles en pro de esta democracia nuestra en la que cada vez creemos menos. En fin... Se abren apuestas a ver qué pactos se cierran el mismo miércoles por la noche, o mejor, si gana CIU a ver cuánto tarda en pedirle al PP que lo apoye; o, caso de seguir el tripartit, a ver cuánto tarda Mas en hacer comentarios acerca de la fonética y la gramática catalana de Montilla.

Mientras estos telediarios nuestros dedican mucha atención a la campaña, bastante al deporte, algo a Madrid y poco o nada al resto de España -así son las cosas, o al menos así han sido hoy, sólo una mención a Sevilla por el calor que hacía y poco más- entran en internacional: un cooperante español secuestrado en Gaza y un francotirador en Irak. Explicado el secuestro, entramos de lleno en Jaba parece que se llama el sujeto y hace cosas tan horribles e inexplicables -no lo pongo entre comillas porque es verdad que son horribles e inexplicables- como grabar en vídeo a todos y cada uno de los soldados americanos que mata como francotirador y emitirlo. Dicen que ha matado 52 militares estadounidenses. En fin... cosas de la guerra, o de la posguerra más bien. El caso es que los periodistas se extrañan y critican eso precisamente, que mate, grabe y emita las imágenes y yo, que soy de no olvidar imágenes, de pronto recuerdo el día que empezó la guerra de Irak, cómo iban sobrevolando el cielo de Bagdad los aviones americanos, cómo dejaban caer las bombas... y cómo todo eso nos llegaba en directo. Claro que... ¿fueron más de cincuenta los muertos?, sí, me parece que fueron miles, aunque esos me parece que no eran americanos y no será comparable.

Por cierto, el otro día vi "Salvador", me ha gustado, no daré palmas de alegría pero en general tiene más puntos a su favor que en su contra -lagrimeo condicionado mediante, y escena de sexo imprescindible en toda peli de nueva factura aunque no venga a cuento- lo que ya es mucho. De todas formas dolor, miedo, inseguridad, falta de ideología política... poesía, lo que os dije un día. Todo poesía.

Falta el canto de un duro para que tengamos un nuevo President

Falta el canto de un duro para que tengamos un nuevo President

Esto, el título digo, no es un vaticinio arriesgado de pitonisa de tercera regional, qué va, es simplemente la constatación de un hecho sabido desde hace meses. El miércoles tendremos nuevo president de la Generalitat. NUEVO, salga quien salga, otra cosa es que repitamos Tripartit, que ya se verá.

Por el momento los candidatos de las dos formaciones con mayor número de votos -sin que tengamos en cuenta que a Mas se le fue la "pinza" hace unos días y empieza a tener el síndrome Maragall "Quiero ser president de la generalitat a toda costa" y anunció una posible coalición PSOE/CUI- defienden a capa y espada que aquel candidato con mayor número de votos será el president y que no está en sus planes, por el momento, el pacto. "Dime de qué presumes y te diré de qué careces", es un poco esta la tónica. Mientras, Saura, Piqué y Carod, cada palo que aguante su vela, más conscientes de que el pacto es lo más probable -aunque sólo sea para el acto de investidura, lo que no es baladí-, ya apuntan estrategias y pactos. Hasta aquí nada fuera de lo previsible.

Mientras, en la intoxicación típica de los períodos electorales los diarios y las revistan, se apresuran a dedicarles espacios a los candidatos, las mujeres de los candidatos... y no se los dedican a los hijos de los candidatos bien porque no tienen edad, bien porque quizás nos soprenderían con un comentario poco electoral del comportamiento de sus padres en casa. El caso es que cada candidato sea "lo más real y cercano posible". Me río sola mientras lo escribo. En esta euforia "candidatil" La Vanguardia se lleva sin duda la palma -no en vano es de los diarios más apegados al poder tradicionalmente, y con la caída de Convergencia lo pasó mal, aunque quien la sigue la consigue-. La Vanguardia, digo, las he hecho montar una portada del diario a cada uno de los candidatos, siguendo el modelo de su consejo de redacción, se entiende. Hoy le ha tocado el turno al señor Montilla quien ha optado por poner a Lula en la foto de portada utilizando unos argumentos que pasman: "Lo conozco y me cae bien". A partir del miércoles, señor Montilla, si quiere hablamos de argumentos políticos.

Además de la portada los candidatos han tenido, también, que rellenar un semáforo -con verdes y rojos- en función de sus filias y fobias, siguiendo los dictados establecidos por el diario. El rojo se lo ha dado a Evo Morales por el pulso que mantiene con diversas empresas españolas. También lo conoce, como al brasileño, pero "Es buena persona pero tengo la sensación de que está equivocado". Volvería a aplazar hablar de política para el miércoles, pero ya me da hasta miedo hacerlo. Sorprendidos, los periodistas, de la respuesta del candidato, han querido saber más y le han preguntado si el semáforo rojo se lo había ganado por algo del pasado, del presente o por lo que puede pasar en el futuro, y Montilla ni corto ni perezoso respondió "por todo". ¿Os acordáis de ese chiste, más viejo que andar, en el que una madre le pega una colleja a su hijo y éste, sorprendido, le pregunta porqué lo hace y ella le contesta: por lo que puedas hacer? Pues eso, como en el chite, claro que en política viene a ser... ¿guerra preventiva?, sí, eso es lo que dijo el señor Bush.

Habrá que hablar de las lecciones a la Generalitat...

Me estaba resistiendo a hablar de las elecciones catalanas, y era, sobre todo, porque tanta saturación propia podía volverse perjudicial -recién llegada de Pamplona no pude más que colgarme a la web de TV3 para ver el debate que hicieron los cuatro candidatos, con eso lo digo todo-. Incluso ha habido unos días en los que casi estaba más preocupada porque el PSOE no hiciera una tontería y pusiera como candidata a la Alcaldía de Madrid de M. Teresa Fernández de la Vega que de "mis políticos" y sus campañas.

Pero es que no me negaréis que están un poco pesados: el fascismo del carnet por puntos apuntado por Artur Mas, la estupidez de que todos los partidos se presenten juntos como "Partit catalá" de Carod-Rovira; la firma ante notario de que CIU no pactará nunca con el PP; las entrevistas de La Vanguardia a las mujeres de los candidatos en tanto que señoras de...

Pero bueno, una no se puede resistir a sus propias tendencias y, a fuerza de guardar -y de leer- todas y cada una de las propagandas electorales: PP, CIU, PSC/PSOE y IC/IU la primera reflexión salta sola. ¡Mejor no saber a qué empresas han contratado, ni cuánto se han gastado en las "geniales ideas" que acompañan a la papeleta que llega a las casas porque asustan de tanto derroche de imaginación. De hecho, y puestos a resumir y a tirar de una vez toda la propaganda que tengo ahora mismo delante mío, de todas ellas la que más molesta -¡molesta!- es la de ERC que -Bassat mediante y a pesar de tener casi un cuarenta por ciento de participación femenina en su lista- ha decidido que sea la publicidad de los hombres de esquerres. El tríptico es una foto de cinco de los elegibles -todos ellos hombres, se les supone catalanistas y de izquierdas- con la que, a lo que parece, pretenden recordarnos lo que ha de hacer un buen catalán: Carod - hablar; Pere vigo - lavar los platos; Carme Mòdol hacer pa amb tomàquet; Ernets Benach tocar la guitarra y, por último, Joan Puigcercós taladrar. Todo esto, claro está, con sus correspondientes frases. No las pongo -me cansan hasta a mí- sólo una, la que acompaña al catalán que hace pa amb tomàquet: "Patriotes com tú".  Me dejan sin palabras una vez más los de ERC, ¡qué peligro si de nuevo están en el tripartit!

Y enfrente, o al otro lado del Atlántico, más bien, resulta que las agencias de publicidad americanas al menos se curran -a lo que parece- las campañas. Un anuncio en apoyo del Partido Demócrata protagonizado por el actor Michael J. Fox, de 45 años que sufre espasmos a causa del mal de Parkinson. Las imágenes de la campaña hablan por sí solas: Fox sufre unas convulsiones tan violentas y constantes que apenas puede mantenerse dentro del plano mientras mira a la cámara y pide el voto para los demócratas, que apoyan la investigación con células madre, la gran esperanza para los que sufren éste y otros males. No sé si hace falta llegar a tanto pero... ¿y una campaña en la que los ciudadanos se sientan de verdad representados por las consignas de los líderes de los partidos?

Del PSOE de Bono a PSN

He estado unos días -bastantes y este no será el único post en el que escriba de ello- en Pamplona. Bueno, la realidad ha sido más amplia, Tafalla, Estella, Huarte y Pamplona, una maratón de conferencias y charlas de la que he quedado más que contenta y más que satisfecha, para qué vamos a engañarnos. Pero no sólo por mis charlas, no, no, sino por las personas que he conocido a raíz de ellas. Empezaré por Ainhoa Aznárez. Empezaré por ella porque me pareció de los ejemplos más claros de socialismo de izquierdas, del de verdad, y del que quiere solucionar conflictos. No del del señor Bono que, casualmente, esos días se retrataba negándose a ser el candidato a la alcaldía madrileña. ¡Ay! señor Bono, que sólo nos gusta apoyar el presidente cuando el presidente nos da el cargo que previamente hemos pedido... ¡Ay! señor Bono!, que poco luce ser el candidato de la derecha en Madrid. Sí, de la derecha, de esa carrinclona que -carnet del PSOE mediante- tanto abunda en Castilla, de esa que -me cuentan desde Madrid- de boca de una de sus "discípulas" criticó el libro de una conocida escritora porque le pareció que trataba mal al partido socialista y eso está feo. ¡Ay! menos mal, que puestos a verle las ventajas, al menos así su presidente lo dejarán en la regional, o en la recámara, y con un poco de suerte -si sus malas artes le dejan- usted y su equipo irán desapareciendo progresivamente y darán paso a mujeres con Ainhoa.

A lo que iba.

Ahotsak es un documento que firmaron muchas mujeres progresistas -de Navarra y el País Vasco, si no recuerdo mal- en el que se  abogaba por la paz y la solución democrática del conflicto. ¡Un manifiesto por la paz y la reconciliación elaborado por mujeres de la Comunidad Foral y del País Vasco!, nada mal. Y en la firma estaban militantes del PNV, EA, IU, Nafarroa Bai.. bueno, los partidos nacionalistas de izquierdas de esa zona -sin el PP, ni CDN, ni el UPN, por supuesto- y que contó, durante la redacción del mismo con la presencia de Ainohoa, concejala del PSN en el ayuntamiento de Pamplona. Hasta aquí todo bien, muy bien, diría. Porque estas iniciativas en las que, independientemente de la ideología pretenden aunar lo bueno común son siempre positivas. Bien.

Pues veréis, resulta que en Navarra también existe la sección Bono -algo que a Dios gracias en Catalunya no tenemos- y algunas de las mujeres que forman la ejecutiva en Navarra firmaron un documento, que hicieron público, negando su apoyo a la iniciativa de paz de su compañera y criticando la actitud de Ainhoa. ¡Muy bien señoras!

Ainhoa me insitía el otro día en una cena y merece la pena dejarlo por escrito "creemos que esa militancia por la paz, unidos partidos de distintas tendencias surge de la esencia misma de la ciudadanía, no sólo debe ser posible, sino que es saludable hacerla compatible con cada uno de los proyectos políticos que defendemos, desde un punto de vista democrático". Eso sí que es democracia de izquierdas y lo demás... lo demás... es hacer "bonismo".

Confidencial.cat o... la FAES a veces da buenas ideas

Hoy, lo dijeron ayer hasta la saciedad en los telediarios y salió en la prensa, los diarios en Catalunya han regalado un DVD. Hasta aquí nada que objetar, muchos domingos hacen lo mismo. Lo curioso del tema era que el DVD que regalaban no era el primero de una colección de comedias, o de dramas... ni siquiera de un curso de inglés interactivo... era un DVD hecho y financiado -imagino- con dinero de CIU que, emulando -pero sin la parte fascista que destilan todas las actuaciones de la FAES- aquel que hicieron explicando, a su manera, el 11M. Bien. Lo regalan y yo, que no soy capaz de resistirme, lo veo y lo hago a sabiendas que Francino los ha demandado por uso indebido de las imágenes y TV3 también. ¿Cuándo TV3 ha demandado a CIU?, me comentaba hoy Pere. Nunca, hasta hoy, claro está, y como ganen las elecciones -dos y dos son cuatro- alguna cabeza rodará.

A mí estas cosas me animan, qué queréis que os diga, que antes de la campaña ya empiece a haber debate político me parece sano y, personalmente, divertido. El DVD -de 55 minutos de duración y del que se han hecho dos millones de copias- se estrenó ayer en varios cines catalanes como si de una peli se tratara, claro que casi una hora de proyección... bien debe valer un estreno, digo yo. Y los convergentes seguro que no se creen que se merezcan menos.

A lo que iba.

El documental y su objetivo: todos contra el Gobierno tripartit de la Generalitat, presidido por Pasqual Maragall, formado por PSC-CpC, ERC e ICV-EuiA, y... ¡tachán! José Montilla, a quien el filme presenta como el principal artífice de dicha coalición de gobierno. Yo esto la verdad, ni lo había pensado ni ahora, después de verlo, me lo creo, pero bueno. El caso es que en 55 minutos todos entran en la filmación, bueno, todos no, curiosamente CIU se olvida de citar al PP un olvido que... imagino no es casual porque, si no recuerdo mal -y no lo hago- ha habido dos pactos de gobierno con CIU cuando el PP gobernaba en España y.. algo me suena del plan hidrológico, no sé, no sé...

A todas estas no perdamos de vista que la última encuesta conocida, difundida ayer mismo por el Centre d’Estudis d’Opinió (CEOP) da sólo 1,8% de diferencia a favor de Artur Mas y CiU frente a José Montilla y el PSC. lo que, si mis sumas no me engañan, hace una más que posible reedición del tripartit que alcanzaría de nuevo la mayoría absoluta necesaria para la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. ¡Ay esos nervios de CiU mal controlados!

Y a mí, la verdad, en lo único que me da que pensar cuando veo este tipo de vídeos es.. ¿a ver si este esceso de publicidad no va a ser contraproducente y justo va a lograr que los votantes del PSC salgan a votar el 1 de noviembre hartos antes de tiempo de tanta superioridad convergente?

Se me olvidaban, en un alarde de imaginación cinematográfica, los "malos" salen en blanco y negro -como si fueran fumadores- y los convergentes... esos, esos, salen en color. ¡Qué sofisticada es la política catalana!

"El diablo se viste de Prada" y yo, la verdad, encantada

Los puentes, si algo tiene, más en mi caso quizás, es que -familia mediante- me permiten ver películas de esas... de esas de comer palomitas. Bien. Este puente se prepara cinéfilo, o cinematográfico, más bien. Por el momento "El diablo se viste de Prada", y en breve "Salvador" y "World Trade Center". Bien, intenciones que cumpliré a rajatabla porque me espera una semanita de viajes y conferencias que bien se merecen un mini descanso mental mientras acabo de leer el manuscrito de mi libro sobre la posguerra española  y preparo mis charlas.

Hoy, ya lo he dicho, le ha tocado el turno a "El diablo se viste de Prada", una peli basada en una novela que, si os soy sincera, a mí ni me gustó ni me disgustó, un bets-séller más que pasará por mi vida sin pena ni gloria y que leí -os confieso- con la sana intención de que me sirviera de algo, o me diera ideas, para mi libro sobre la moda y tan sólo sirvió para hacerme olvidar que estaba metida en un avión durante unas horas. Bueno. Sin embargo, a pesar de eso la peli se merecía otro intento, a pesar de la lectura fallida quiero decir, porque el mundo de la moda me sigue gustando y aunque sólo fuera por ver algún conjunto sorprendente valía la pena. Así que me he puesto a ello.

A mí, para empezar, los diálogos, y las actuaciones de las dos protas -Meryl más que la otra, claro está- me han gustado, bueno, me han convencido. Meryl Strepp se ríe y llora en las películas con la misma credibilidad, vamos, que es una actriz actriz en una peli típica de Hollywood, tan típica como pudieron ser "Memorias de África", pero con muchísimo más glamour. La peli, que no pretende dar lecciones de nada, y sí pretende, y lo logra, cuidar mucho, muchísimo el vestuario, destila, sin embargo, moraleja típicas americanas: no te olvides de dónde vienes, quién eres, quién te quiere, quiénes son tus amigos y, claro está, que la fidelidad debes aplicarla a todo el mundo aunque sea a una verdadera víbora. Topicazos, sí, pero a lo mejor vistos así a alguien, que no los tenga claro, le sirven para metérselos en la cabeza. No hay mal que por bien no venga, ¿no? Aunque sea a través de unas gafas de Chanel, o taconeando con unos Jimmy Choo.

A veces te piden cosas raras

Bueno, a lo mejor no siempre, ni a todo el mundo, pero a mí me pasa con bastante frecuencia, así que la última ha sido un texto para aparecer en la sección de blogs de Metropolis, de El Mundo. Ahí va lo que saldrá publicado:

Soy Carmen Domingo, escritora de profesión y también de vocación. De ahí que desde hace casi tres años tenga un blog en la red que intento actualizar casi cada día, aunque no siempre lo consigo. Mi relación con internet es, desde hace ya diez años, intensa. Bueno, la realidad es que no podría vivir sin ella, ya que utilizo la red tanto para trabajar como para cotillear con mis amigos (el Messenger, mi mejor amigo y el peor enemigo de mi trabajo) o comunicarme con mi hermano (el culpable de que yo me conectara por primera vez con aquel módem que hacía un ruido infernal) y que ha vivido seis años entre EEUU y Japón. Y una vez con mi página profesional creada ( www.carmendomingo.com) era previsible que quisiera ampliar mis horizontes más allá de la letra impresa y encontrar un espacio donde explayarme en otro campo que no fuera lo estrictamente profesional. Y así empecé a escribir el blog, precisamente porque aunque había conseguido publicar los libros que quería escribir, ensayos político-históricos principalmente (y aunque ahora mismo les cueste creerlo les prometo que la gama cromática de mi armario va mucho más allá del gris marengo) no parecía que, de momento, fueran a darme una columna de opinión en ningún medio de comunicación. Y mientras esperaba que me llamaran había que hacer algo más que viajar, coleccionar mangas (cómic o película, me da lo mismo) y comer queso y chocolate...  y qué mejor que escribir a diario (aunque no llegue ni de lejos a las ocho horas que recomendaba Capote) sobre todo aquello que me sorprendía, indignaba o, claro, alegraba el día a día. Aunque me da la sensación de que lo de ser aficionada a la política y algo rojilla me trae más disgustos y pataletas que alegrías…

www.youtube.com
La mejor de las compañías, de fondo, para hacer un descansito mientras pienso o leo. No lo miro nunca cuando escribo por que es el mejor aliado de la dispersión.

www.magdabandera.com
Magda Bandera es periodista y, no obstante, amiga, y tiene uno de los weblogs más completos en cuanto a opinión sobre política y sobre lo que no lo es. Un soplo de aire fresco en el mundo rancio del blog periodístico.

www.rebelion.org

Este es el link que consulto cada vez que leo alguna noticia sobre política y no me acabo de fiar de lo que me cuentan, es decir, casi siempre. Pura ideología.

 

Cuando los poetas hablan: Luis García Montero

En el Babelia de hoy le hacen una larga entrevista a Luis GArcía Montero -bien está que, de vez en cuando, alguien se preocupe por dejar hablar a los poetas de verdad-. A mí Luis me cae bien, muy bien, diría, y tiene la rara habilidad, rara por poco frecuente, de relacionar literatura, política y vida cada vez que habla, y en este entrevista no ha sido diferente con el doble acierto de hacernos volver a pensar en la nefasta constitución europea que, por suerte, ha quedado en proyecto. "

Dos apuntes:

"A mí me interesa más la Constitución europea que la Constitución republicana, la verdad. Creo que la izquierda debe sentirse orgullosa de su tradición, pero para mirar al futuro. Y cierta izquierda quiso vendernos como Constitución lo que no era más que un mero tratado económico con barniz constitucional. Donde la Constitución española habla de derecho al trabajo la europea habla de derecho a buscar trabajo. Parece una broma. Mirar a 1936 no debería hacernos apartar la vista de 2006."

Y el segundo:

"Lorca nunca estará mejor honrado que en ese parque, un sitio al que se puede ir a pasear, a jugar. Hay que mirar caso por caso para esclarecer la verdad, de acuerdo, pero en su caso está todo claro. Otra cosa es el morbo de hacerse fotos con la calavera y usar la memoria histórica como objeto de consumo."

Nada mal como reflexión para este fin de semana. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

No todos los días se puede hablar de política... o sí

Me llama Mónica, hace un rato, lleva la sección de blogers de Metropolis, el suplemento de El Mundo, y me dice que si quiero participar en la sección que lleva que le escriba un texto acerca de la bitácora, mis intereses, porqué escribo... bueno, esas cosas que me mueven a escribir aquí día sí, día también desde hace casi tres años. ¡Tres años!, hasta yo me soprendo cuando lo escribo.

De inmediato me siento ante el ordenador y me pongo a pensar... por qué utilizo este sistema, el escribir en el blog para dar salida -mental, principalmente- a todas aquellas cosas que, sea política, literatura o televisión (que de todo hay) y lo hago porque es la única forma inmediata que conozco de compartir con todo el mundo aquello que me preocupa, me conmueve o me cabrea -a falta de la esperada columna en un medio de comunicación tradicional en el que contarlo también-. Así de simple, veo la tele, leo un libro, o escucho una noticia y si me da que pensar lo dejo por escrito. Lo curioso es que, casualmente, casi todo lo que me provoca esta necesidad de escribir está relacionado con la política, que para mí sigue siendo el principio y final de todo; así que principalmente toco temas políticos.

Puede parecer aburrido pero no lo es. Ahora mismo, acabo de encender la tele para ver las noticias con idea, precisamente, de eso mismo, de que se me ocurra algo de lo que hablar. Aunque, de pronto, recuerdo el programa de ayer, de TV2, "Carta Blanca". Os cuento, porque estuve viéndolo en casa de una amiga y de los que estábamos ninguno daba crédito  a lo que veía.

Empecemos por el principio.

Hace unos días, Lucía Etxebarría escribió en el diario ADN un artículo titulado "Entre la telejoya y la telebasura" (o aprox, que no se me quedó el título exacto). En él, claro, se metía con los programas, típicos y tópicos, que abundan cada día más y que hablan o tratan el mundo del corazón. Hasta aquí bien. Aunque a mí me parece un gasto inútil de saliva o tinta, porque a la vista está que deben funcionar a las mil maravillas porque cada vez proliferan más y aumentan las audiencias. Si no nos gusta eso habrá que pensar que hay que modificar cosas, pero otras, mucho antes. Hasta aquí nada que decir. En frente, en su opuesto, quiero decir, estaba la telejoya "Carta Blanca" un programa de la TVE2 que, para los que no lo conozcan, es un programa en el que el conductor del mismo cambia cada semana (alguien vinculado al mundo de la cultura en general) y es quien elige los personajes con los que quiere hablar. De ahí el título Carta Blanca. Este programa es, obviamente, la telejoya para Lucía. Bien. Yo he visto un par y os diría que no es de lo mejorcito, pero la idea, eso sí, es inmejorable.

Sigamos.

Ayer, ayer mismo, recibo un mail por la mañana en el que Lucía Etxebarría nos pedía a los destinatarios que viéramos el programa porque... ¡lo conducía ella! Acabáramos Lucía, tanto presumir de programa porque resulta que te han elegido a ti, bien está. Y tienes que autopromocionarte. Bien está también que a todos nos cuesta mucho vender libros. Claro que, bien estaría, la recomendación digo, si no fuera porque yo sí lo vi y bien... bien... bien... no puedo decir que quedara muy bien, porque -y confieso que sólo vi la mitad- uno no se puede creer que está dándole 10 minutos a Margarita Xirgu o a Sarah Bernhardt cuando no son ellas, ni que es Bertold Brecht cuando no lo es. Poco más que añadir, a buen entendedor pocas palabras bastan. Sólo que me gustaría saber qué secreto motivo llevó a Lucía a ponerse encima de unas medias de rejilla un blusón largo con un corte lateral que dejaba que se le viera toda la pierna (eufemismo para evitar decir culo) cada vez que se sentaba. Como no sea que, como dice en su mail, el sillón desde el que hacía las entrevistas era el que utilizaba Ane Igartiburu y ella quería disfrutar del "morbo, corazones" de notarlo en directo "cuando mis nalgas rozaban el mismo terciopelo que ella calentó". Será eso.

 Acabemos.

La semana que viene la "prota" de "Carta Blanca"  es Isabel Coixet. Me apuesto con quien quiera a que el programa recupera la audiencia perdida. Al menos, eso sí, escucharemos preguntas inteligentes, que de vez en cuando se agradece.

Artur Mas, en confianza

A veces me toca hacer entrevistas interesantes, a veces, no siempre. Pero en este caso fue así: Artur Mas. El más que posible President de la Generalitat. A mí me pareció mucho más cercano de lo que se ve en la tele, y no sólo eso, sino que, también, me rompió muchos esquemas. Lo que son las cosas. Menos mal que sigo siendo ideológicamente incorruptible...

"A finales de septiembre en Barcelona hace todavía un tiempo agradable para dar un paseo poco después de las 9 de la noche. Con calma, me dirijo hacia la casa de Artur Mas, el hombre que las últimas encuestas de la prensa catalana dan como favorito para dirigir la máxima institución catalana, la Generalitat de Catalunya. Oriol, su jefe de prensa, me aguarda en la puerta. “Espera un momento que lo llamo a ver si podemos subir”, me comenta tras saludarme. “Están acabando de recoger unas cosas”, añade y a mí se me ocurre pensar en las típicas prisas de último momento de cualquiera de nosotros cuando algún desconocido va a entrar en la intimidad de nuestros hogares. Al salir del ascensor, Artur Mas y su mujer, Helena Rakosnik, nos saludan.

Faltan veinte minutos para las diez de la noche.

“Estamos todos cansados a estas horas”, comenta Helena en el recibidor mientras entramos en su casa. Y ya en el comedor aprovecho para preguntar cuál es el horario habitual de trabajo de Artur Mas. Este hombre relajado y cordial que vemos ahora en el sofá de su casa junto a su mujer, poco tiene que ver con el político incansable al que hemos seguido en una jornada de actividad frenética, que, claro está, debe ser la norma... “Como todos los políticos, si le preguntas a qué hora se levanta te dirá una hora más temprana de la habitual para quedar bien con la prensa”, me había comentado Jordi González en los platós de TV3 donde me lo he encontrado esa misma tarde mientras le hacían una entrevista a Mas en la televisión. Y lo cierto es que fabular no parece que sea una de las características de Artur Mas quien me confiesa que no tiene un horario fijo para levantarse, y que, eso sí, suele acostarse bastante tarde, nunca antes de la una. “Unos días me levanto a las 7, otros a las 8… nunca después de las 9, pero depende de lo que tenga que hacer esa mañana. Aunque en general no suelo dormir más de siete horas ningún día, y alguna menos en campaña”, y añade “eso sí, el desayuno me lo tomo de pie, una manzana, un kiwi y a empezar el día. No tengo tiempo de más”. “Lo que sí procuramos hacer es cenar todos juntos –puntualiza Helena, quien, maestra de profesión, pasó a formar parte del equipo directivo de Transports Metropolitans de Barcelona donde trabaja desde hace 27 y no se ha planteado en ningún momento dejar de hacerlo-, es el único momento de la jornada en el que podemos hablar con tranquilidad, yo también como en el trabajo”; me quedo mirando a un televisor que tienen en la cocina mientras la escucho y veo cómo el pequeño de los tres hijos de la familia, Artur, acaba de entrar y le comenta a su padre los últimos minutos del partido del Barça que ha estado escuchando en la radio y su madre en seguida apunta “la tele no la encendemos nunca, la cena el momento en que los cinco nos sentamos a la mesa y es casi sagrado, sólo si hay algún partido del Barça y es en abierto, claro…”, y sonríe.

La actitud cercana y distendida que transmite Helena –“estos pendientes me los he hecho yo misma, soy muy coqueta, de verdad, y si algo me gusta y no lo encuentro, intento hacerlo yo misma”- es, a buen seguro, el contrapunto perfecto para Artur Mas quien muestra la seguridad cortés del tecnócrata y la prudencia del administrador que se intuye President de la Generalitat. Sin embargo, le comento tras un rato de charla, aquí sí las distancias cortas, a pesar de lo que podamos pensar por la imagen que transmite en los medios, juegan claramente a favor del candidato. “Es un hombre muy cercano. Lo que pasa es que la campaña en la prensa de las elecciones anteriores fue de acoso y derribo contra su persona”, apunta su mujer cuando le digo, sorprendida tras un rato de amena conversación, lo diferentes que se ven los toros desde la barrera y cómo logras sentirte totalmente relajada en presencia de alguien que da una imagen tan distante y con quien, por contra, parece que puedas ir a tomar unas cañas sin problemas. “Mira, es bien sencillo, la oposición se dedicó a hacer crítica de mi imagen en seguida –interrumpe Mas que no suele dejar pregunta sin respuesta-, porque no supieron qué más podían decir. Tras la salida del president Pujol de la presidencia de la Generalitat parecía que no había nadie más detrás de él que pudiera sustituirlo y, sin embargo, allí estaba yo y entonces empezaron las comparaciones, los apodos, los comentarios acerca de mi corte de pelo, de mi forma de vestir, de andar…”. Y surtió efecto y ese lastre lo arrastra, a pesar de su jefe de prensa, aunque, confía Oriol, es cuestión de tiempo. “Y eso que soy el hombre que más besos da del mundo, aunque sólo se los doy a las mujeres”, comenta tras apuntar una sonrisa y mirando con complicidad a su mujer, con la que lleva casado veinticinco años. Tenemos delante al Artur Mas seductor casi sin que nos demos cuenta.

Pero Mas es, además de padre y marido, un político, y el pulso entre los dos principales aspirantes a la presidencia de la Generalitat lo mantendrá en tensión hasta el 1 de noviembre. “Por más que los resultados nos sean claramente favorables no podemos confiar únicamente en ellos, hay que seguir trabajando y tenemos, además, que cambiar esa sensación, que no es real en Catalunya, de que el panorama político se divide entre la derecha y la izquierda. Ese presupuesto de partida nos perjudica, en primer lugar porque Convergencia no es un partido de derecha, sino nacionalista y, en segundo, porque no nos dejan transmitir de verdad partimos de un nacionalismo que se preocupa por su país tanto en el terreno social, como en el económico, sin desvincularse del Estado.”

Nos levantamos y nos dirigimos hacia la cocina, “en general es allí donde cenamos y comemos”, dice Helena. Mientras, por el pasillo, Artur Mas se detiene a enseñarme los libros que tiene empezados y que espera acabar de leer en cuando acabe la campaña. “Lo que menos leo es novela, prefiero el ensayo y, siempre que puedo, leo poesía”. Llega el momento de la cena y ha que repartirse las tareas. En una cocina funcional pero, al igual que el resto de la casa, cuidada al detalle, mientras uno de sus hijos, Patrícia, la mayor de sus hijos pone la mesa -“está a punto de cumplir 23 años y ha sido la primera en votarme”, comenta orgulloso su padre-, Helena acaba de preparar la ensalada y Artur, bandeja en mano, mete en el microondas unas judías verdes con patatas y deja a un lado unos muslos de pollo fritos que serán el segundo. “Me gusta ayudar y ser autosuficiente, las mujeres lo son y los hombres deberíamos aprender a serlo”, dice. ¿…? Me quedo mirando a Helena, “sí, sí, es verdad, si se le cae un botón de la camisa se lo cose, y si ha de hacer la cena la hace, no tiene ningún problema”. “Lo único que se me resiste es la plancha, pero también acabaré por aprender a planchar”. Así las cosas, aprovecho para sacar a colación los temas de mujer de su campaña, “la mayoría de aspectos relacionados con la mujer no son una incorporación para estas últimas elecciones, sino que han estado desde siempre en el programa de CiU y ya se habían puesto en marcha en la última legislatura de gobierno en que tuvimos mayoría. Lo que pasa es que, con el Tripartit, muchos de ellos se han parado”, comenta. “Ahora queremos luchar por políticas familiares de ayuda desde la Generalitat de 1000 euros por nacimiento; ayudas hasta los 3 años de 100 euros mensuales, conciliación familiar y laboral –CIU fue pionera en la implantación de estas ayudas-, aumentar las medidas para paliar la violencia de género… y nos gustaría también defender la prolongación de la baja de maternidad y paternidad de todos los trabajadores, aunque eso no depende directamente de nosotros, sino de la administración central… El problema es que una cosa es hacer política de progreso y otra, muy distinta, hacerse el progre, y en Catalunya esta última legislatura con el Tripartit lo hemos visto claro han hecho mucho el progre y la realidad es que han tenido paradas muchas de las ayudas que ya funcionaban antes. Hoy, sin ir más lejos, se han manifestado los viudos, la mayoría mujeres, a quienes nosotros dimos un complemento para la pensión de viudedad si no llegaban al salario mínimo, y han mantenido esa ayuda sin aplicarles los aumentos del IPC”.

En contra de lo que pueda parecer, seguir a Artur Mas, observar quién se le acerca, quién lo rodea o cómo trabaja en un día de trabajo –si las reuniones o las comidas no son secretas, claro está- no resulta tarea difícil. Un chofer, su jefe de prensa y un guardaespaldas son las personas que le rodean, lo que no impide, en ningún momento, que se acerque –como ha sucedido por la tarde- a aquellos a quienes conoce, o se detenga a hablar si un ciudadano se acerca a darle la mano y saludarlo. Parece relajado y sonríe constantemente, y, frente a las características que transmite su oponente –“ahora que no nos oye nadie, os diré que es que Montilla en realidad es tan aburrido como lo pintan”, apunta con un guiño- es capaz de improvisar un chiste, hablarte de la última vez que fue con su mujer al mercado –“soy más de mercados que de grandes superficies”-, elegir la ropa con la que viste o las ganas que tenía de ir al cine y hasta hace un par de semanas no tuvo tiempo de hacerlo. Entonces fue al estreno de Salvador, luego, la semana siguiente, fueron a ver United-93, porque a Artur, su hijo, le apetecía verla. “Nos gusta ir al cine, y salir a cenar, pero con mi trabajo no siempre podemos hacerlo, aunque en cuanto tenemos unas horas nos escapamos. Helena ya está acostumbrada a mis horarios y a esta alturas eso no supone un problema. Si conseguimos tener un fin de semana juntos sin trabajo, aunque no es frecuente, aprovechamos para estar con la familia y los amigos.”

Son más de las once y media de la noche cuando salimos de casa de la familia Mas. El último tema de los que hemos hablado es el paritario. “En la sociedad en que estamos, creo que no es demasiado acertado forzar los porcentajes más allá de las capacidades de las personas, sin embargo, desde CiU hace muchos años que se intenta que exista, al menos, un 40% de representación del sector más desfavorecido que, en este caso, es la mujer”.

Al salir del domicilio del que puede ser el futuro President de la Generalitat comenta asombrado Oriol: “Carmen, estoy impresionado, nunca hasta ahora ha estado tanto tiempo con un periodista en su casa”. Y la verdad es que todos nos hemos sentido mucho más cómodos de lo que a priori podíamos prever en una entrevista de este estilo, se caen los tópicos. ¿Será que ni Artur Mas ni la política nos es tan ajena y distante como se esfuerzan en hacernos creer, ni Marie Claire hace entrevistas tan frívolas como se puede suponer? Será eso."

Hay temas que se repiten como el ajo

Después de una semana de hospital creía que no había nada más cansado que eso o al menos nada que quitara tanta energía sin hacer a penas esfuerzos. Pues bien no es cierto. Hoy me encontraba yo dispuesta a descansar para recuperar fuerzas de cara al fin de semana y me pongo en marcha. Lo primero: aplazar de nuevo mis textos de posguerra -un aplazamiento preocupante, por lo frecuente, pero hoy por hoy mentalmente necesario- y lo segundo cojo El País a ver si consigo entretenerme y pensar en otras cosas. Lo he tenido que cerrar. Ya no sé si me cansa más el exceso de batas verdes, del ir y venir de pruebas sin diagnóstico de mi día a día actual o el esfuerzo que me supone leer que, de nuevo, el PP, y El Mundo a instancias suyas, insista en la manida teoría de la conspiración acerca de los informes "falsos" de la comisión del 11M que deberían vincular los atentados con ETA. "Interior falsificó un documento para ocultar al juez lazos entre el 11M y ETA", decía el titular de El Mundo.

Tanto El Mundo como el PP empiezan a ser dañinos y peligrosos, más conforme pasan los meses, aunque, a veces la racionalidad existe y se manifiesta en la derecha, y hay ciertos, pocos pero significativos, militantes del PP -Piqué mediante, ya no sé si no le harán caso por catalán- que creen que no debe insistirse en el tema. Y a mí, la verdad, lo que me sorprende es, primero, que no los denuncien a todos por desestabilizadores crónicos del país y, segundo, la capacidad de resistencia que manifiestan hacia la mentira los capos del PP. ¿Se habrán hecho inmunes a ellas, como a los virus?, por utilizar la terminología médica. El caso es que a mí me suena que mi abuela me decía que mentir era malo, por el simple hecho de hacerlo, pero además porque a veces, a fuerza de mentir el mentiroso se acaba creyendo lo que ha contado y no recuerda dónde está la verdad. No sé si será eso, o si Acebes, Zaplana y compañía se creen que les van a dar la razón por puro aburrimiento frente a la insistencia de su mentira.

Y encima hoy, por seguir con los temas agotadores, he estado con Jordi hablando de mil cosas y, claro, también de Ridruejo, que últimamente sale por hache o por be en cualquier artículo de opinión que se precie y ya me tiene cansada. Y para colmo Jordi, tras asegurarme que no va a volver a hablar de Ridruejo en la prensa y creerme yo la mitad de la mitad de lo que me dice, me "amenaza" con un artículo que está preparando para El País, que "me va a encantar", en el que habla de Franco y Castro. Me diréis si, con este panorama, tiene sentido que todavía sueñe que voy a poder tener un par de días de vacaciones cuando ya se ha acabado el verano.

A veces me pregunto qué haría el resto de España sin Catalunya

Si hay alguien poco sospechosa de ser independentista nacionalista catalana esa soy yo. Vaya eso por delante. Sin embargo, si queréis que os sea sincera, cada vez estoy más harta de aparecer, de que aparezcamos, los catalanes en los medios de comunicación a propósito de nada, con cuernos y rabos e intenciones insolidarias. O sea, a propósito del Estatut. Cómo si éste hubiera supuesto, o fuera a suponer, algún tipo de mejora respecto de la situación en que nos encontramos y que llevara implícita una separación de esa España suya grande y libre. Que de llevarla implícita el texto, dicho sea de paso, fue aprobado por las Cortes.

A lo que iba. Hoy le ha tocado el turno al señor Múgica, otro de esos socialistas de boquilla que los hay a cientos, que con el nombramiento de Defensor del Pueblo bajo el brazo -cargo apoyado por el PP y rechazado por IU y PNV- se queja del Estatut. 200 folios de quejas, leo, donde explica lo anticonstitucionales que nos estamos volviendo por estos lares y argumenta el porqué ha presentado un recurso de anticontitucionalidad. Bien está, claro que, recordemos, ese Estatut salió respaldado en las urnas catalanas -peccata minuta para esos demócratas de pacotilla, por lo que veo-, tras cortes, recortes y retoques en su paso por senados, congresos, comisiones y demás. Estatut que, ya puestos, yo cambiaba por los privilegios, por ejemplo, legislados y aprobados en los fueros de Navarra. Y entonces sí podemos hablar de insolidaridad y de lo que se le ocurra al señor Mújica quien, claro, no se va a quejar de UPN ni del PP, porque está más cerca de ellos que del PSOE. Pero eso es harina de otro costal.

Lo que no acabo de entender bien es el porqué de tanta tontería anti estatutaria. Porque, me da la impresión, alguien no está calculando bien estas quejas de España "contra" Catalunya ya que -y entro en el área de la política ficción, que siempre está bien- estos ataques acaban pasando factura de nuevo y, me temo, acabarán provocando -de seguir así y en las fechas pre elecciones en que nos encontramos- otra vez el rechazo en la urnas contra todos esos "españolistas incoherentes" y ayudarán a que ERC no pierda votos. Algo que, siguiendo con la política, pero ya sin ficción, es a todas luces prejudicial no sólo para los catalanes que hemos sufrido el tripartit sino para todos esos que hablan de nosotros sin saber de la misa la media.

En cualquier caso, me pregunto a quién pueden recurrir los catalanes que han votado un texto aprobado en las Cortes para que se aplique en Catalunya (Alfonso Guerra mediante en la redacción del texto final, lo que lo hace, si cabe, menos sospechoso de nacionalista y sin fisuras jurídicas) para asegurarse de que sus derechos -políticos, ideológicos- sean respetados, si el Defensor del Pueblo sólo cree que debe defender a unos cuántos. Claro que, el señor Múgica es el mismo Múgica que no quiso interponer un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de extranjería que presentó el PP, lo que no es poco para entender el perfil del personaje a quien le debe provocar sarpullidos pronunciar las palabras diferencia y pluralidad. Cosas de algunos socialistas de carnet que creen que la verdad sólo está en el PP.

 

De Ibarra a M. Carmen Martínez Bordiu solo hay un paso

Este es un país de idas y venidas, de subidas y bajadas, de verdades y mentiras. Ayer eran Jaime Ostos y su madre frente a frente, y anteayer la familia Panero se destripaba frente a las cámaras. Dinero. Seguro que lo primero nos parece peor, ¡la televisión está llegando a unos límites", pero seguro que, si hacemos un poco de memoria, la bochornosa tensión que se creaba cuando se veía "El desencanto" no era mejor -a mí incluso me parece mucho peor- y también era sólo dinero, aunque dinero intelectual, que siempre viste más, lástima que fuera de derechas. Y Felicidad Blanc con una sonrisa zalamera que aguantaba el tirón de madre resignada, pero deseada por todos los amigos de su marido: "Tú me encerraste en un psiquiátrico en lugar de preocuparte por lo que me pasaba", le decía Michi. Cadáveres para el ataud de la memoria que, a buen seguro, no sirven hoy ya de nada. Comparaciones inútiles entre la poesía y el toreo. Dos artes, o no, dos desastres, quién sabe.

Ayer era el genéralísimo inaugurando pantanos y firmando condenas de muerte, hoy está su nieta, la nietísima, firmando cheques de recibí en "Mira quién baila" un programa de la televisión pública, una televisión bajo el gobierno socialista. Si Franco levantara la cabeza volvería a bajarla, en algo al menos tenemos que darle las gracias a la Bordiu. 

Ayer era Ibarra, asegurando que no se movería de la política, porque quería asegurarles a sus hijos que el día de mañana vivirían en una España unida en la que, en un alarde de esos demagógicos del extremeño, un agricultor no tenía que mendigarle a un banquero (obsérvese la pericia y sutilidad de la metáfora entre extremeños y catalanes) el pan de cada día. Hoy, uno de los barones del PSOE se va, convencido aún, imagino, que los "banqueros" no somos gente de bien, pero que no puede luchar contra el "capital". Por seguir con la metáfora chusquera. 

Ayer, desde Catalunya, desde la Generalitat, criticaban que el cine de Isabel Coixet no se hacía en catalán, sino en inglés. Mañana le dan la creu de Sant Jordi. A lo mejor hoy resulta que la calidad cinematográfica poco tiene que ver con el idioma. Algo adelantamos.

No te fíes de lo que te diga el de enfrente, te miente

Llevo unos días un tanto descreída con las actitudes del género humano y, me temo, aquí me voy a instalar por un tiempo largo. Desencantada en general, y en particular, contra todos y contra nadie, pero con la duda puesta en que las acciones que cada uno realiza son casi siempre pensando primero en lo que le pueden suponer, de beneficio, se entiende y nunca en lo que le suponen al otro. O sea, buscando un beneficio particular, que nunca se reconoce, y haciéndonos creer que son en beneficio del otro. Y con el convencimiento de que cada vez somos, soy, más ingenuos, los que nos creemos a pies juntillas lo que nos dicen.
En Cibeles resulta que las modelos tienen que tener una masa corporal de 18. Que parece mucho pero en realidad, y para que nos hagamos una idea aproximada, tampoco es tanto, y equivale, aproximadamente, a 54 kilos en una chica de 1,75. ¡Qué bien, en Cibeles les preocupa la salud de las modelos y lo que eso pueda suponer a las chicas jóvenes e influenciables! Pues bien, primeras declaraciones de Cuca Solana, la directora de la Pasarela Cibeles: "Nunca hasta ahora habíamos tenido tanta repercusión en prensa internacional". Bien está que no se esconda. ¿Mención a la enfermedad? ¿Mención a la salud? Sólo cuando se le pregunta las comenta, no olvidemos que salir en la CNN, o que te mencionen en el The Times no es moco de pavo; máxime tratándose de moda española que, se sabe, se considera poco moda, Custo o Zara mediante.
Benedicto XVI va y, desde la garantía demócrata que apoya su gobierno, elegido siguiendo unos parámetro divinos muy parecidos a muchos de los países islámicos, se premite acusar al Islam de violento. Ni mención del fundamentalismo sionista o del integrismo protestante que esos son amigos -económicos-, que a los que tenemos que dejar en evidencia es a los otros. ¿Seguimos interesados en crear la sensación de que el mundo se divide entre buenos y malos? ¿No tendría que preocuparse, el Papa digo, de transmitir todos esos valores derivados de la religión católica que, hasta a mí, me parecen bien?
Encuesta de esas del CIS que de vez en cuando interesa sacar en los medios. "La primera preocupación de los españoles es la emigración". Bien está que cuando todos los telediarios, de todas las cadenas a todas las franjas horarias, abren con la oleada de cayucos que están llegando a las costas canarias hayan logrado "convencernos" de que la mayor preocupación es esa. ¿Qué será lo próximo que ocupará portadas? O, mejor, ¿qué será lo próximo que interesa que nos preocupe y a lo que dedicarle diez minutos en todos los telediarios?
Y para colmo, Jaime Ostos y su madre, Consuelo Alcalá, se pelean en la tele hasta hacer sentir vengüenza agena al espectador y hoy, lo que son las cosas, me llama un amigo para decirme que están cenando juntos y celebrando la pasta que han cobrado tras el numerito.
Lo que yo os diga. Mañana, si os dicen algo, lo mejor sería pensar que en realidad están queriendo decir o hacer lo contrario, aunque os lo adornen. Es más fácil acertar y pensar negro, cuando te ofrecen blanco.

Rafael de Casanovas y el 11 de septiembre

Aquí, en Catalunya, celebramos el 11 de septiembre como si fuera el triunfo en alguna batalla, por si cuela y cuela en general -hoy en el teletexto leía "Catalunya celebra su triunfo del 11 de septiembre"-, no hay como saber aprovechar el desconocimiento general y las pocas ganas de tenerlo. En realidad es una de las derrotas más claras que ha habido por estos lares, con evidentes contraprestaciones, por decirlo a lo fino, pero reconocerlo no viste nada, imagino. No tiene mucha importancia. Se apostó a caballo perdedor y se perdió.

Celebramos, digo, que el 11 de septiembre 1714, momento en el que peor lo pasaron los catalanes que estaban defendiendo la ciudad de Barcelona de las tropas de Felipe V tras meses, catorce, de acoso perdieron la plaza. Ahí estaba ese día Rafael de Casanovas, subido en la muralla, con el estandarte de Santa Eulalia en ristre azuzando a las tropas catalanas.

Le pegaron un tiro en el muslo, se lo llevaron al hospital y, mientras, entraban los borbones por la puerta de la ciudad. Luego, el decreto de Nueva Planta -típica ley de descargo del que gana sobre el vencido- y Rafael de Casanovas que se recupera de su pierna y se pone a buscar trabajo. Y el héroe nacional de hoy, a quien todos los años se le recuerda y se le canta Els Segadors porque se subió a la muralla, se va a vivir a Sant Boi de Llobregat, tan contento, y a ganarse su sueldo como abogado con el beneplácito del Rey borbón a quien, claro, jura fidelidad sin dudarlo. El poder y el dinero es lo que tienen que retratan al personal y olvida los principios, aunque... lo que ya no me explico es cómo le siguen poniendo flores...

Dos héroes más como éste y empiezo a entender por qué Pérez Reverte ha hecho protagonista de su saga a un tercio del tres al cuarto, por no decir que empiezo a entender la historia de este país con más claridad. Claro, que os advierto que los nacionalistas de hoy, de ayer, de mañana y de siempre, en su mayoría, en mi pueblo, funcionan así. Yo reivindico, pero si me das un puesto vitalicio, un Estatut, un cargo de conseller o lo que sea... Donde dije digo digo Diego. A las pruebas me remito.

El terrorismo y el maltrato de género

Hoy han emitido en el telediario unas imágenes que, francamente, sorprendían. El etarra Ignacio Javier Bilbao Goikoetxea ha amenazado al juez de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara con pegarle "siete tiros" y arrancarle "la piel a tiras" y supongo que le ha deseado otras lindezas más y, por lo visto, a Garzón otras tantas. Mal. Muy mal. Primero porque es evidente que nadie debe comportarse así, claro, pero a mí lo que me ha parecido es que son imágenes efectistas, porque sólo hay que dar publicidad a quien se lo merezca pero para bien y porque en medio de un proceso de paz no favorece mucho que la opinión pública se posicione a favor de la misma con tres minutos más como este y, fudamentalmente, porque un pollo no hace corral, vamos... bueno, que no insisto por no caer en la obviedad de lo que no se debe hacer, de lo que se debe condenar... no insisto, digo, porque todo el mundo -o casi todo el mundo- lo tiene claro. De todas formas, y aquì es donde voy, y lo hago sin ánimo de mezclar churras con merinas, de pronto me he preguntado, más bien se lo he preguntado a mi padre que estaba a mi lado indignadísimo con lo que veía y con lo que le estaba oyendo decir al acusado -misión cumplida del reportaje al menos en este caso- que cuántos juicios por maltrato de género vemos en la tele y qué debe ser capaz de decirle, con qué debe amenazar un marido a su mujer, antes de matarla, o qué argumentos debe darle al juez de lo que ha hecho y volvería -sin duda- a hacer. Y, peor todavía, cuántas amenazas deben haber oído, y seguir oyendo, muchas de las mujeres amenazadas y que a lo mejor mañana están muertas. Claro que esas, claro, no son jueces de la Audiencia Nacional, y sólo salen en el telediario si ya están muertas.

Y todo esto porque soy un poco susceptible, qué le vamos a hacer, y porque se le puede dar la vuelta a las cosas casi siempre. Hace un rato, sin ir más lejos, me han llamado para hacerme una encuesta de estas al azar sobre las próximas elecciones a la Generalitat y una de las preguntas era: "¿Le gustaría que hubiera un cambio de gobierno en las próximas elecciones?". Y claro, a ver quién es el listo que contesta sí, y se arriesga a que en su encuesta conste que quizás es un posible votante de CIU o del PP; o que contesta no y entonces parece que quieres volver a tener un Tripartit. Total, que le he dicho que esta la dejara en blanco, que necesitaría un buen rato para contestar y el mundo de los monosílabos poco tiene que ver conmigo. Bueno ésta y cinco más, que cuando el PSC se pone a redactar encuestas para obtener la respuesta que busca, la verdad, lo logra. Claro que... se puede no contestar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Parece que las vacaciones se acaban y yo me acuerdo de Ibarra

Parece que se acaban las vacaciones y yo, que no las he tenido, sigo con la cabeza puesta en ellas. Lo que son las cosas.

El caso es que hoy en los dos telediarios que he visto una de las noticias de nacional era esa -cayucos, Clos, locales sin humo y ejército hacia el Líbano mediante-: volvemos (vuelven) al trabajo, que yo tengo el trabajo en casa. Metros abarrotados, gentes cruzando semáforos todos a una, oficinas de nuevo con sus trabajadores a pie de ordenador, incluso una oficina que ha llevado a sus trabajadores a la playa para que no les entre la depresión esa post vacacional que nunca logro entender. Sin comentarios. Mientras, iban entrevistado a todo el que quería salir en la tele, y claro, frases sueltas: "Es el tributo que tenemos que pagar por disfrutar de un mes de vacaciones", decía alguien en uno de los reportajes justificando eso de empezar a trabajar. Pues conmigo que no cuenten, en tributar digo, a una empresa para que me dé un mes. Eso de los tributos, salvo los de hacienda, salvo esos, nada que ver conmigo. Y lo de agradecerle cosas a las empresas menos, la verdad.

De todos modos no soy la única que no acaba de ponerse a eso del laboro. Al menos hasta hoy "nuestros" Príncipes de Asturias tampoco se habían puesto manos a la obra -suena raro, pero es que no sé cómo denominarlo, y el caso es que tienen nómina o sea que deben trabajar-. Así que, tan normales no serán, digo yo, si no empiezan en septiembre como TODOS, pero bueno. Y no es que yo me dedique a hacer un seguimiento de la familia real, sino que en El País de hoy -prometo que no había leído la noticia me lo han soplado- nos cuentan que los "pobres" han viajado en clase turista en un vuelo entre Ibiza y Palma de Mallorca, o sea, sigue en Marivent o dónde sea, pero en Mallorca: y "al igual que el resto de pasajeros (poco más de medio centenar) tuvieron que aguantar en aquella hora calurosa del mediodía un retraso de dos horas en la salida del vuelo IB 8111 con destino a Palma de Mallorca". Y me ha hecho gracia. Jóvenes, suficientemente preparados, papás de una niña y encima, por si Letizia tuviera poco, además de tener que pasar las vacaciones con su suegra y con la familia de su marido va y de últimas tiene que esperar dos horas como si fuera una "española normal". Seguro que eso no se lo dijeron cuando empezó a valorar la posibilidad de ser princesa y le pudo más la ambición. Seguro que no, porque eso, si no recuerdo mal, no lo explican en ninguno de los cuentos que he leído.

La realidad es que frente a una noticia de estas las preocupaciones me asaltan, no porque vayan a una boda de un amigo del Príncipe, que es a lo que iban, sino porque a mí tanta normalidad de la familia realsiempre me escama y me hace pensar que no están tan boyantes como antes; porque no me cuela que sea voluntario lo de viajar en turista como la mayoría de españoles. Claro que, bien pensado, deben tener un pedazo de hipoteca que ni imaginármela quiero vista la choza principesca. Claro que en lo que acabo pensando siempre es en que esta monarquía nuestra cada vez es más cutre y que eso de mezclar sangres -al menos de forma pública- acaba provocando acciones de esas que a Peñafiel -y a mí, qué queréis que os diga- me parecen muy poco monárquicas. Y ahora yo pienso que a lo mejor la Reina también lee El País -o se lo reducen a las noticias de mayor interés, lo que sea- y la veo marcando en el móvil el número de su prima, Isabel II y preguntándole qué puede ser lo próximo, para irse preparando. Y eso que yo imaginación la justa.

Y todo para acaba con Juan Carlos Rodríguez Ibarra, no sabe de qué nos quejamos, porque España, ahora también, va bien, aunque haya incrementado en casi 30.00 personas el número de parados -también lo han dicho hoy en el telediario, pero a lo mejor es un dato que a Ibarra se le ha escapado-. A lo que iba, a mi queridísimo Rodríguez Ibarra y sus frases-consejo: "Vivimos demasiado bien, porque si viviéramos mal me tirarían tomates los parados y, sin embargo, me improperian los que viven bien". No, no aunque Ibarra es de los socialistas que hacen méritos para que les den el carnet del PP y no es santo de mi devoción no me he inventado el verbo "improperiar", es todo suyo. Y la declaración salió publicada en el diario Hoy. Pero eso fue en julio del año pasado... es que me ha dado por rebuscar en mi hermeroteca de frases célebres y me noto mezclando churras con merinas...


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres